“MPD y PK no dominan la alianza de izquierdas”

09 de julio de 2012 00:00

Paúl Carrasco, prefecto del Azuay, fue el primer precandidato a la Presidencia de la República por parte de la  Coordinadora Plurinacional de Izquierdas.  Saltó al cuadrilátero electoral el 10 de marzo, en una marcha en contra de la  explotación minera en  Quimsacocha  (Azuay) porque, según él, podría afectarse el agua  potable de Cuenca.  

Ahora, consolidado como el líder de Poder Popular -uno de los ocho movimientos aliados de la Coordinadora Plurinacional-, Carrasco dejó de lado sus conversaciones con los líderes de la tendencia de “izquierda” para conversar con El Telégrafo sobre el tema electoral y su disputa explícita con el Gobierno Central. 

¿Está consciente de que el MPD y Pachakutik (PK), al fundar la alianza de “izquierdas” y tener la inscripción aprobada en el Consejo Nacional Electoral (CNE), tienen mayor peso dentro de la Coordinadora Plurinacional que su movimiento Poder Popular?

No tienen mayor peso. Existe una equidad en la toma de decisiones de la coalición que se muestra bastante interesante. Prácticamente todos los diseños, planes y programas que se hacen son en consenso porque ese fue el acuerdo previo de la unidad. Los ocho grupos (PK, MPD, Convocatoria, Participación, Corriente Revolucionaria de Izquierda, Poder Popular, Montecristi Vive y la RED) creemos en la necesidad de construir una propuesta pluralista en el país: una agenda de objetivos comunes.

Entonces, ¿no se consideran una pequeña agrupación que tendría que someterse a la decisión de los “constructores” de la alianza?

Jamás. Tenemos los mismos derechos y deberes al interior de la Coordinadora Plurinacional. De hecho, queremos mostrarnos como un movimiento que a mediano y largo plazo se consolide a escala nacional. La prueba más evidente de ese anhelo es la presentación de 200 mil firmas en el CNE para participar en las elecciones de 2013, la cual se concretará en los próximos días. Sabemos que la inscripción pasa por un análisis político del CNE, pero, más allá de la legalización, respaldaremos a los seleccionados de la Coordinadora  porque por primera vez estamos logrando la unidad de izquierda y centro izquierda.

¿Cómo se puede avalar la transparencia en su nominación como  precandidato del movimiento Poder Ciudadano?

Hubo una convención nacional el 18 de junio, donde las 17 directivas provinciales presentaron sus propuestas, entre las que estuvo la de César Rodríguez (ex asambleísta de PAIS). La convención presentó el análisis, se discutieron las opciones y el comité ejecutivo apoyó mi candidatura. Además existió una veeduría de la coalición que  supervisó el proceso interno del movimiento.

¿Cuál es el calendario de Poder Popular antes de llegar a la convención para primarias de la Coordinadora Plurinacional?

El 14 de julio se lanzará mi precandidatura en Guayaquil. Invitaremos a todos los dirigentes de los  ocho movimientos. Luego nos someteremos a la decisión de la alianza, la cual podría ser tomada el 10 de Agosto, aunque no se descartan modificaciones temporales.

Si no es elegido como el candidato presidencial o vicepresidencial, ¿aceptaría ser un cuadro legislativo como parte de la coalición de izquierdas?

Eso aún está por verse. Estamos en el primer paso: la selección de la candidatura presidencial. Luego se verán los pasos y condicionantes para tener los cuadros legislativos por la Coordinadora Plurinacional. No descartamos proponer legisladores si nuestro movimiento es aprobado por el CNE.

Usted advierte que la alianza es de izquierda y centro derecha, ¿eso significa que descartarán la tesis del candidato único o los diálogos con la derecha?

Usted mira lo que está pasando en el escenario político. Por un lado tiene a Guillermo Lasso (potencial candidato del movimiento Creo), Lucio Gutiérrez  y, por el otro,  a nosotros que somos el resultado de un consenso ideológico. Nosotros no dialogaremos con los candidatos de derecha mencionados. Respetamos a todos los sectores, pero cada uno tiene claro cuáles son sus espacios.

¿La coalición cierra también el diálogo  movimiento PAIS?

Yo creí en el proyecto que lideró el presidente Correa. Lo conocí cuando fue ministro de Finanzas (en el mandato de Alfredo Palacio) y pensé que sería ese gran líder que necesitaba el país. Pero su discurso ha cambiado y, al ver que no respeta ni a sus propios alcaldes y prefectos, creo imposible la apertura del diálogo.

¿La minería en Quimsacocha fue el pretexto para  saltar al “ring” electoral y buscar  aliados entre los opositores de izquierdas?

No soy ni extractivista ni ecologista, pero fue el propio presidente Correa quien nos dio la publicidad  en sabatinas y cadenas para que nuestra imagen se consolidara. Yo he tomado mi posición de que en ese lugar no puede hacerse minería y la historia sabrá juzgar, más aún si existen dudas sobre la afección a la naturaleza y a la población de Cuenca. Nuestro país no es Arabia Saudita.

¿Las diferencias que tiene con Paúl Granda, alcalde de Cuenca, giran en torno a la repartición del poder en el Azuay? 

No tengo problemas con  Granda. Podría saludarlo, incluso indagar por  el desarrollo del Azuay. Mi pugna es con el  gobierno centralista. Por eso, si llegamos a la Presidencia de la República, ningún funcionario escogido “a dedo”, háblese de gobernadores o ministros, tendrá mayor peso que una autoridad seccional elegida con el voto popular.

¿Su eje de campaña y su agenda de gobierno propondrán enmiendas a la Constitución?

Estamos de acuerdo con la Constitución de Montecristi, pero tenemos  breves reparos relacionados al hiperpresidencialismo y la participación inclusiva más allá del accionar del Gobierno. Además, creo que el Plan Nacional del Buen Vivir está totalmente alejado de la realidad local porque fue construido por la tecnocracia “brillante” del régimen. La Senplades se mantendría  si fuera una herramienta que construyera desde abajo.

¿Las elecciones serán ganadas por la Coordinadora Plurinacional?

Nos preparamos para ganar la Presidencia y creemos que lo podemos hacer. No basta con poner un gran número de asambleístas en el Parlamento, sino llegar a la Función Ejecutiva.

Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado