Paúl Carrasco acepta que utiliza a los medios para “defenderse” en Azuay

21 de junio de 2012 00:00

El alcalde de Cuenca, Paúl Granda, y el prefecto de Azuay, Paúl Carrasco, están enzarzados en un enfrentamiento verbal. Aunque están en lados políticos opuestos, nunca antes habían chocado.

La cordialidad se rompió la semana pasada cuando Carrasco denunció que miembros de Alianza PAIS, en el que milita Granda, quisieron tomarse “por asalto la Prefectura de la provincia”. “Hay gente violenta de Alianza PAIS que está organizándose para tomarse el Gobierno Provincial”, señaló en una rueda de prensa el Prefecto. Agregó que lo que “no han hecho en las urnas quieren hacer a la fuerza”.

Argumentó también que se ha tenido que defender y  utilizar los medios de comunicación “para poder trabajar y defendernos frente a los ataques, sin embargo, añadió que nadie desconoce que han tenido que aumentar el presupuesto para defendernos de los ataques”, señaló.

Esto en relación a una acusación hecha por Granda de que supuestamente el Consejo Provincial modificó el presupuesto de esa entidad para aumentar el rubro de propaganda.

Según el burgomaestre cuencano, se aumentó de 1,5 a 2,5 millones de dólares los fondos destinados a campañas publicitarias.

Granda añadió que Carrasco está utilizando la mentira para aumentar el presupuesto del Gobierno Provincial. Así lo señaló en una accidentada rueda de prensa ofrecida el martes pasado en Cuenca.

Tanto Carrasco como Granda ganaron las elecciones generales de 2009 formando parte del movimiento PAIS. Sin embargo, el Prefecto rompió con el oficialismo, en marzo de 2011, cuando el Jefe de Estado convocó una consulta popular para reformar la Función Judicial.

A partir de allí Carrasco acusó al Gobierno de limitar derechos y en marzo pasado lideró una marcha a favor del agua, en la que participaron la Conaie y Pachakutik.

Carrasco asegura que defiende los recursos naturales frente a la minería, pero el Gobierno lo acusa de estar en campaña electoral para ser candidato a la Presidencia en los comicios de 2013.

Con ese contexto, Granda acusó al Prefecto de incrementar en $309.000 el presupuesto para impresiones y publicaciones, como también la partida de alquiler de vehículos que subió en $ 350.000 y de consultorías en $ 240.000, así como también los viajes internos en $ 40.000. “Es decir, un incremento de casi $ 2 millones”, añadió.

“Quiero decir que no conocía esta actividad, lamentablemente. Sin embargo, reconozco esta iniciativa legítima y valiente de los jóvenes de denunciar lo que mucha gente no se atreve a hacer”, comentó el alcalde.

Estas denuncias motivaron una marcha de protesta realizada el viernes pasado. Granda aclaró que esa caminata fue para manifestarse y no con el objetivo de tomarse la entidad.

El burgomaestre aclaró que al interior de Alianza PAIS no existen divisiones. “Quiero decir que dentro del partido el debate es permanente, a diferencia de otros movimientos políticos, como del señor (prefecto), donde solo se impone la voz autócrata del que dirige, por eso le han echado de todos los movimientos en los que ha querido imponer prepotentemente su criterio”, dijo.

“Las acusaciones de supuesta desestabilización reflejan el estilo clientelar del Prefecto, quien al no poder justificar el alza del presupuesto, utiliza la mentira y la descalificación como excusa”, dijo  Granda.

“Es evidente que su actitud grosera y confrontativa busca desorientar, confundir y ocultar el manejo irresponsable de los recursos de todos los azuayos y azuayas. Lamentamos que la aprobación del presupuesto no cumpliera con los procesos legales internos, no hubo un informe de la Comisión de Finanzas para la aprobación del mismo, y por ganar un poco de bulla y unos cuantos “votitos”, busca deslegitimar al Gobierno”, añadió.

Contenido externo patrocinado