El coip contempla prisión a los conductores que manejen unidades en mal estado

Buses urbanos de Guayaquil no cumplen todas las normas exigidas para circular (Infografía y Enlaces)

- 17 de octubre de 2014 - 00:00

El coip contempla prisión a los conductores que manejen unidades en mal estado

Los buses de transporte urbano de Guayaquil, incluso las unidades de la Metrovía, aún no reúnen las exigencias establecidas por el Instituto Ecuatoriano de Normalización (INEN) para prestar el servicio.

Las principales deficiencias de los automotores se evidencian en la carrocería, en los espacios de ventilación y en las puertas.

Un informe de la Corporación Justicia Vial, en 2011, reveló que el 60% de estos vehículos, en el país, incumple las normas INEN 2205, 1323, 034, 2245 y 1669.

La 2205 prohíbe instalar cualquier elemento que altere el chasis y que no haya sido autorizado por el fabricante. Sin embargo, según el informe de la corporación, es común observar soldaduras y remaches en el chasis “para alterar la capacidad de los automotores poniendo en riesgo a las personas”, asegura Guillermo Abad, principal de la organización.

Tras varios días de observación, este medio no encontró a ninguna unidad que utilice las dos puertas para que los pasajeros ingresen y salgan con seguridad, excepto en el sistema Metrovía, a pesar de que eso se exige en el numeral 2205.

Incluso, tenían selladas las salidas con candados o bloqueadas con asientos. Las unidades de la Metrovía tampoco siguen los parámetros establecidos. Los articulados (vehículos de dos vagones) y alimentadores en ocasiones circulan con las puertas abiertas.

Precisamente, la usuaria Carmen Villacís, en una carta dirigida a este diario, denuncia que por el hacinamiento de pasajeros los articulados deben “marchar con alguna de sus puertas abiertas con el riesgo de caer”.

Tampoco, los alimentadores tienen rampas para el ingreso de personas con movilidad reducida. El diseño de estos elementos está especificado en la norma 2245.

Otra reglamentación que tampoco se cumple es la 1323, la cual establece, entre otras cosas, que las superficies de entrada y salida de los automotores deben contar con material antideslizante.

De acuerdo con la Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE), en este año, se retiraron 500 unidades -de las 4.000 que circulan por la ciudad- porque no reunían las condiciones para transportar a los ciudadanos. “El transporte urbano ideal no debe presentar fallas en la carrocería y contar con las seguridades que protejan al usuario”, explica Michel Doumet, director ejecutivo de la CTE.

El actual Código Orgánico Integral Penal (COIP) contempla sanciones y prisión a los conductores que manejen unidades con llantas lisas o que circulen a exceso de pasajeros.

El artículo 386 estipula una multa de dos salarios básicos unificados ($ 680) y 10- puntos menos en la licencia de conducir para quienes manejen vehículos con llantas lisas. El artículo 381, en cambio, pena la circulación de buses con exceso de pasajeros con prisión de hasta 30 días. Este estatuto solo aplica al transporte público internacional, interprovincial e intraprovincial.

Actualmente, la revisión de las unidades es efectuada por la Autoridad Municipal de Tránsito. La entidad se encarga de notificar a la Agencia Nacional de Tránsito de los vehículos que no aprueban la revisión.

LEER TAMBIÉN

En 15 días, nueve sancionados en Cuenca por no utilizar el taxímetro

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: