Susú Cores, de Galicia a Sangolquí

- 04 de marzo de 2020 - 00:00

La entrenadora española aceptó sin reparos dirigir a Independiente del Valle. El objetivo principal es el título y clasificar a la Copa.

Susú Cores quería vivir del fútbol. Ese sueño, que más parecía utopía, se le cumplió finalmente cuando le ofrecieron dirigir al equipo femenino de Independiente del Valle para la temporada 2020 de la Superliga Femenina de Ecuador.

La española, de 35 años, no lo pensó mucho cuando del otro lado del mundo le llegó la propuesta. Su vida cambiaría totalmente y hasta hoy no se siente tan consciente de lo lejos que está de casa, a unos 8.827 kilómetros.

“Cuando lo consulté con mi familia me dijeron: ‘vete, no lo pienses’. La despedida fue difícil, no tengo mucho tiempo para pensar en lo que los echo de menos. Pero por ahora todo está bien”, contó la gallega.

El contacto llegó a través de Iván Vásquez, español que trabaja en las formativas de Independiente, y que recientemente aportó en el cuerpo técnico del equipo que ganó la Libertadores sub-20.

Apenas se bajó del avión empezó a trabajar y a interiorizarse con todo lo referente al club. Su primera impresión sobre la plantilla fue que tiene buenas jugadoras a disposición, pero con mucho margen de mejora.

El tiempo se ha hecho corto, pero lo aprovechó al máximo para poner su impronta. Cores quiere que Independiente logre carácter, que la intensidad se mantenga los 90 minutos y tener una defensa muy trabajada.

También deberá acoplarse a la filosofía del equipo, que la aplican desde el grupo estelar hasta la última categoría formativa. Es decir, un modelo de juego combinativo, de iniciar en corto con el arquero y generar superioridad por delante del balón.

“La diferencia más grande que encontré es el ritmo. Aquí es un poco más despacio todo, incluso en los entrenamientos. Lo que intento es que se vaya reduciendo y las jugadoras también lo demandan”, agregó.

Eso lo habló con la estructura del club y también con el estratega del equipo absoluto, su compatriota Miguel Ángel Ramírez. Estar rodeada de otros coterráneos le ha hecho más fácil la vida.

Desde muy pequeña, Cores  se inmiscuyó en el fútbol jugando con sus amigos en el parque o afuera de su casa. Años más tarde se desarrolló un equipo femenino y desde los 14 años se empezó a interesar mucho en el deporte.

Por esa razón, incluso sus estudios tomaron ese curso y siguió Educación Física en la universidad, algo que perfeccionó con un máster en la Federación Española de Fútbol.

Jugó hasta los 29 años, pero el tiempo era muy corto para sus actividades. Debía estudiar, trabajar y entrenar, por lo que muy pronto se pasó a los banquillos.

Este año incluso estuvo al mando de un equipo masculino, algo que generó un “boom” en Galicia. Hasta que el llamado de Independiente llegó, un llamado para poder vivir del fútbol. (I)

Seis mujeres, al mando en 2020
La Superliga Femenina arrancará este fin de semana con la presencia de 18 clubes participantes.

De ellos, seis equipos serán dirigidos por mujeres. Además de Cores en Independiente, en Barcelona estará Marlene Ayala; en Deportivo Cuenca, Paulina Pino; en El Nacional, Wendy Villón; en Emelec, Gissela Moreira y en Liga de Quito, Jenny Herrera.

Todas ellas, salvo Herrera, se estrenarán como entrenadoras en la Superliga.

Villón cambió de club, luego de ser campeona con Deportivo Cuenca en el torneo del año pasado. Ahora quiere repetir el título, al mando de El Nacional.

El elenco que logre el campeonato obtendrá el único cupo para el país para participar en la Copa Libertadores Femenina 2020.

Susú Cores: cinco reflexiones del fútbol femenino en primera persona

 Diferencias
”Pude darme cuenta de que en realidad no hay tanta diferencia entre hombres y mujeres. Todos tenemos nuestros problemas, de una forma u otra, pero los que no juegan, sean hombres o mujeres, están menos contentos, no hay mucha diferencia en eso.

Hay esos clichés de que las mujeres somos más complicadas. Viví siendo jugadora en vestuarios femeninos, siendo DT en vestuarios femeninos y masculinos. Cada uno con nuestros problemas, pero al final si uno juega poco, da igual que sea hombre o mujer”. 

Exigencias
”Dirigir a un equipo masculino me ayudó a exigirme más. El ritmo es diferente, más rápido y me sirve mucho hoy a la hora de gestionar el grupo. Hasta ahí.

El fútbol masculino físicamente es diferente, me hacía tomar decisiones más rápidas.

Al final si soy la cabeza visible tengo que tomar decisiones, en un grupo de 20 personas no todos estarán de acuerdo conmigo. Con lo que me quedo, es que conseguí que estuvieran de mi lado, que confiaran en el trabajo y fuésemos todos juntos por los objetivos”. 

Respaldo
”Me sentí más apoyada que rechazada o lo que fuere. Hago oídos sordos a esos comentarios (cuando dirigió en el fútbol masculino), paso del tema y me dedico a lo mío. No hubo problemas graves.

Me sentí arropada por el club y la gente reaccionó bien. Sí es cierto que en los partidos había un ambiente diferente; te vienen a dar la mano y es de una forma diferente. Hay comentarios de la grada. El que más decían por ejemplo, hablaba con el línea y decían que estaba ligando (coqueteando) conmigo”.

Género
”Lo importante es que no nos juzguemos por el género. Yo decía que lo puedo hacer bien, lo puedo hacer mal o regular, como lo puede hacer un hombre. No juzgarme porque soy mujer, sino porque mi trabajo está bien hecho o mal hecho, al igual que a un hombre.

En España se ha avanzado en eso, queda mucho por hacer, pero también hemos recorrido mucho. Aquí por lo que he hablado y me cuentan falta un poco más, pero lo importante es dar el primer paso y eso es lo que se ha hecho hasta el momento”. 

Crecimiento
”Vengo de España, donde el proceso lo vivimos hace 5-6 años y es lo que ahora se vive aquí (con la creación de la Superliga Femenina). Lo importante es que los clubes apuesten por el equipo femenino, inviertan y que las jugadoras sean conscientes de que vamos a dar el paso a ser profesionales.

Eso se exige desde las instituciones y también desde las jugadoras. El cambio es de mentalidad y se va en buen camino. Independiente hace un buen trabajo para que el fútbol femenino vaya hacia adelante”.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Últimas noticias
Medios Públicos EP