Fútbol: Aplicación de la tecnología o decadencia

¿Necesita el fútbol de tecnología? Columna de opinión de Gerardo Molina sobre el tema.
10 de enero de 2021 00:24

La industria del deporte se enfrentaba a desafíos mucho antes de que se produjera la pandemia. Sin embargo, Covid-19 trajo la necesidad que las propiedades deportivas (clubes y equipos) tengan que diversificarse con sus ofertas y reconsideren las formas en que interactúan con sus fans y audiencia para aumentar la participación y dar apertura a una nueva forma de monetización.

Dado que muchos eventos deportivos se han cancelado en todo el mundo o se han jugado sin publico, los clubes deben recuperar las pérdidas de entradas no vendibles y los acuerdos de patrocinio que se vieron afectados. La clave es la participación de los fanáticos digitalmente, lo que se convirtió en una prioridad crítica. Mientras la industria lucha por sobrevivir, se necesitan nuevas tecnologías en toda la industria deportiva.

El futuro de los deportes, de hecho, radica en adoptar la digitalización e incorporar soluciones innovadoras de participación de los fanáticos respaldadas por la tecnología blockchain como parte de las estrategias digitales más amplias de todas las propiedades deportivas. A través de la participación de fanáticos digitales, los clubes pueden adaptarse para atraer a los nativos digitales y fomentar un sentido de pertenencia en todo el mundo. Pueden abrir nuevas fuentes de ingresos y mejorar el ROI para inversores y patrocinadores, ya que muchos aspectos del juego se mueven cada vez más en línea.

A través de soluciones de vanguardia habilitadas por la tecnología los equipos pueden aumentar significativamente la interacción de los fanáticos tanto en línea como fuera de línea, desbloquear nuevas fuentes de ganancias y fomentar una mayor interacción con los patrocinadores del equipo.

Como muchas industrias, la industria del deporte históricamente ha tenido dificultades para mantenerse al día con el rápido ritmo de la tecnología. Las nuevas generaciones de fanáticos que están dispersas y acostumbradas a interactuar en línea buscan el mismo tipo de soluciones tradicionales que esperan de otras áreas de sus vidas, como las redes sociales.

El rápido crecimiento de los deportes electrónicos, por ejemplo, ha servido para presionar aún más a los clubes que no logran optimizar su presencia en línea. Se estima que el mercado mundial de deportes electrónicos alcanzará los 2.500 millones de dólares en 2021, y la mayoría de estos ingresos proceden de patrocinios, productos, servicios, entradas y streaming. En un momento en que los estadios todavía se están reabriendo lentamente con una capacidad limitada, los clubes encuentran que la atención de su objetivo se dirige a otra parte.

Pero aunque la mayoría de los establecimientos deportivos sabían que la necesidad de un cambio era urgente, la pandemia los tomó completamente desprevenidos. Las pérdidas por la venta de entradas solamente ascendieron  a miles de millones de dólares para la Asociación Nacional de Baloncesto (NBA), mientras que la Premier League estima se perdieron unos 1.500 millones de dolares, de reembolsos a los patrocinadores, emisoras y venta de entradas perdidas. 

Con el doble golpe de la pérdida de ingresos y la atención de los fanáticos, ahora, más que nunca, los deportes y la tecnología deben alinearse para aumentar la participación de los fanáticos y generar nuevos ingresos.

Solución como la planteada puede parecer complicada y costosa de implementar para los clubes o propiedades deportivas, sin embargo, la tecnología puede integrarse fácilmente con la infraestructura existente para minimizar el tiempo de instalación, minimizar las interrupciones, reducir el gasto y maximizar el valor sin el cual los fans y las audiencias ya no esperaran pacientemente. (O)

Las más leídas