¿Las deudas no son sagradas para las empresas?

21 de abril de 2013 - 00:00

Este diario publicó el lunes último un informe completo de las deudas que tienen con el fisco 102 empresas ecuatorianas, que suman alrededor de 1.800 millones de dólares. Se trata de un informe detallado que revela el comportamiento de las firmas privadas y que muestra el significativo monto que podría servir para el financiamiento de planes sociales y de la obra pública.

En ese mismo reportaje se explicaba que alrededor de 1.600 millones están en litigio. O sea, esa suma no es aceptada por la mayoría de las empresas deudoras. Incluso se reveló ahí cuántos medios de comunicación tienen deudas y eso explica por qué esa información no aparece en la prensa privada y comercial. ¿Eso no es del interés de la ciudadanía? ¿No merece conocer dicha realidad porque los medios están involucrados en esas deudas?

De todos modos la reacción de un sector de las cámaras no se hizo esperar y publicó sendos comunicados de prensa (en la misma donde no se informa del tema), aduciendo que, palabras más palabras menos, no son “culpables hasta que se demuestre lo contrario”. Parecería que el reclamo se instala en la misma lógica de un excandidato presidencial que mantiene una alta deuda con el fisco: “Yo no pago porque están mal hechas las cuentas y punto”.

Una de las responsabilidades públicas y obligaciones legales que tenemos todas las empresas y todos los ciudadanos es la contribución al fisco. La mayoría de ecuatorianos lo hacemos con puntualidad y responsabilidad. ¿Por qué estas 102 empresas no lo hacen y al mismo tiempo someten el tema a juicios que lo único que hacen es prolongar la contribución fiscal? Según los analistas, siempre fue así. La diferencia es que ahora hay unas políticas claras y unas autoridades que sí hacen cumplir la ley, dicen ellos.

Ojalá esto no sea motivo para que la empresa privada y sus cámaras se conviertan en víctimas en la prensa privada y comercial que “acolita” estos “procesos” sin informar de las obligaciones legales y constitucionales.

Medios Públicos EP