Reinventarse es una necesidad

- 15 de septiembre de 2019 - 00:00

Reinventar. Volver a inventar. Experimentar. Ensayar. Esa es la lógica que desde los Medios Públicos del Ecuador hemos planteado para cumplir nuestro objetivo: incrementar la oferta y calidad de los contenidos.

Que no les resulte extraño si ahora encuentran contenidos multiplataforma difundidos a través de los periódicos, la televisión, la radio y los medios digitales. Por ejemplo, desde hace dos semanas a las 18:00 pueden sintonizar #Ahora, un noticiero que se presenta únicamente en Facebook, pero que se construye desde la televisión y el diario impreso también.

Otra muestra son los Cuentos de Cartón. Una apuesta en la que convergen las versiones física y digital del suplemento cultural Cartón Piedra y, al mismo tiempo, un puente hacia nuestros lectores: queremos leerlos.

Ya lo explicó Ismael Nafría, en su libro La reinvención de The New York Times (2017). La profesión, el negocio periodístico y el consumo de información se han transformado de manera radical.

Durante los últimos 20 años cambió la relación con los lectores y anunciantes, la manera de trabajar, la configuración de las redacciones; pero una cosa se ha mantenido invariable: la necesidad de apostar por el periodismo y la información de la más alta calidad posible como la base de todo. ¿Ya revisaron nuestros boletines?

Hemos abierto una oferta de información especializada para audiencias diferentes. ¿Gustan del deporte? En Fanático Newsletter hallarán contenidos. ¿Son madres y padres y precisan de una guía? Somos Familia ofrece respuestas semanales. ¿Qué hay en Cuenca, uno de los puntos turísticos más importantes del territorio nacional? Las historias más entretenidas se publican todos los domingos en ¡Qué gara! Pero te gusta la literatura y los microcuentos, lo tuyo entonces son nuestras Historias de 50 palabras.

Los boletines electrónicos hoy integran nuestro modelo informativo. Se han convertido en un mecanismo para estar presentes en el menú habitual de los usuarios. Los cambios nos obligan -positivamente- a repensar cómo hacer que puedan vernos. (O)