El aeropuerto de Guayaquil tiene que mejorar controles

- 02 de septiembre de 2018 - 00:00

Un informe de la Dirección General de Aviación Civil determinó las fallas de seguridad del aeropuerto de Guayaquil, las cuales fueron clave para que dos adolescentes ingresaran y accedieran a un avión que se dirigía a Nueva York. Fue un viaje frustrado por la desgracia porque los adolescentes accedieron a la aeronave por el tren de aterrizaje; en el despegue cayeron y murieron.

El documento señala la falta de nitidez de las cámaras de seguridad de la terminal aérea; son analógicas. Que hay deficiencias al no proteger el área externa al aeropuerto y que no se cuenta con el suficiente personal para seguir los videos del circuito cerrado o para controlar los accesos. La administradora privada de la infraestructura negó estas afirmaciones.

Pero hay un hecho claro: dos adolescentes burlaron las seguridades. Lo que hay que establecer es si hubo algún tipo de negligencia y eso es fundamental porque dos vidas se perdieron. Ahora, en el aeropuerto de Guayaquil ya han ocurrido fallas de seguridad. La Policía, en el pasado, desarticuló una banda que introducía droga a los vuelos.

Por eso es importante que se tomen los correctivos del caso porque estas fallas dañan el prestigio internacional de la terminal aérea y también el de Guayaquil como destino turístico. Las autoridades locales quieren posicionar a la ciudad como sede de congresos y conferencias internacionales para explotar la infraestructura ya existente. Para alcanzar esa meta es fundamental que la puerta de entrada cumpla con los más altos estándares de seguridad.

La Fiscalía tiene la ardua labor de seguir con las investigaciones. Es necesario determinar la ruta exacta de las víctimas, pero sobre todo quiénes los ayudaron y fungieron como coyotes. Porque hay una pregunta que aún no se responde que es clave: ¿Tuvieron ayuda los adolescentes de personas que trabajan al interior del aeropuerto? Esa información es trascendental porque hay la probabilidad de que estos sujetos sigan allí, y por lo tanto el problema de seguridad está latente. (O)