Venezolanos sin pasaporte piden asilo a Perú para ingresar de forma legal

- 26 de agosto de 2018 - 00:00
Aunque hubo congestión en el Cebaf, el número de venezolanos fue menor al esperado.
Foto: José Morán / EL TELÉGRAFO

Desde la noche del viernes llegaron a la frontera los buses que trasladaron a los migrantes desde Rumichaca hasta Huaquillas. Aunque el flujo de viajeros bajó por el requisito del pasaporte, se teme que en los próximos días repunte.

El flujo de venezolanos que llega diariamente a Perú se redujo este sábado 25 de agosto, tras cerrarse la frontera desde la medianoche del viernes para los inmigrantes de ese país que no disponen de pasaporte.

El puesto fronterizo de Tumbes, por donde unos 3.000 venezolanos entraban diariamente hasta este 24 de agosto, luce más descongestionado después de que miles de inmigrantes hicieran largas colas de varias horas para cruzar la frontera antes de que se les exija a todos ellos el pasaporte.

La calma y la normalidad siguieron reinando en estas instalaciones migratorias a pesar de que hay decenas de venezolanos cuyo ingreso a Perú es aún incierto, pues llegaron pasada la medianoche y viajan sin pasaporte.

Incluso algunos no poseen la tarjeta andina de migraciones (TAM), documento para transitar por la Comunidad Andina (CAN), integrada por Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú.

La noche del viernes llegaron al Centro Binacional de Atención Fronteriza (Cebaf) de Huaquillas los buses que trasladaban a cientos de venezolanos, como parte de los corredores humanitarios creados por el gobierno ecuatoriano para llevar a estos migrantes desde el puente de Rumichaca, en la frontera con Colombia, hasta los límites con Perú.

Mauricio González, jefe de Policía del Distrito Huaquillas, informó que durante el traslado algunos ciudadanos del país bolivariano decidieron quedarse en cantones ecuatorianos.

Aunque todavía no hay una cifra oficial de cuántos permanecieron en Ecuador, se conoce que hasta las 02:00 del sábado 500 personas lograron su paso hacia territorio peruano.

Hospitalizados
Fabrizio Riofrío, coordinador zonal 7 de la Secretaría de Gestión de Riesgos, manifestó que hasta las 10:00 del sábado llegaron 20 buses desde el norte del país, que transportaban 752 venezolanos. Existe un contingente permanente de 150 personas para atender a los migrantes, quienes reciben apoyo para regularizar su situación.

En promedio, aseguró Riofrío, entre 200 y 300 ciudadanos pasan a Perú diariamente, “cifra que se puede incrementar durante estos días”. Aproximadamente 10 venezolanos debieron ser hospitalizados durante el trayecto desde Rumichaca hasta Huaquillas, informó el Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana (Mremh).

Kléver Toledo, coordinador zonal 7 de esta cartera de Estado, aseguró que los migrantes han tenido el acompañamiento necesario durante su viaje. Indicó además que existen 10 puntos de atención solo para venezolanos en Huaquillas.

“Para atrás no voy”
Exhaustos por acumular una semana de camino desde que abandonaron Venezuela y convencidos de no dar marcha atrás, unos cuantos recurrieron a solicitar asilo al Ministerio de Relaciones Exteriores para poder entrar legalmente a Perú.

Es el recurso de urgencia utilizado por aquellos que no pueden ser considerados dentro de las excepciones contempladas por el Gobierno del vecino país para quienes no tienen pasaporte, que son niños que viajen con sus padres, mujeres embarazadas o ancianos.

Así hizo Yorddy Rodríguez, un joven barista que contó a la agencia EFE que le habían garantizado que con la solicitud de asilo podrá ingresar a Perú para después tramitar un pasaporte, permiso de trabajo y gozar de una permanencia “sin altercados”.

Menos seguro estaba Ernesto José Méndez, quien también pidió asilo, pero le dijeron que su situación sería evaluada y le darían una respuesta en 3 días.

“Si no me dejan pasar, yo para atrás no voy”, dijo a EFE  Méndez, que viaja sin pasaporte con familiares a la espera de reunirse en Lima con un hermano. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: