Menos incendios, más agua

- 02 de septiembre de 2020 - 08:15
Archivo / ET

El FONAG une esfuerzos con varias entidades para prevenir incendios que afecten a los páramos; fuente del agua.

Tatiana Castillo

Los páramos son fuentes de vida, generadores y reguladores del recurso hídrico que llega a la ciudad. Sin embargo, están expuesto a fuertes amenazas como incendios forestales que producen cuantiosas pérdidas económicas y afectan la calidad y cantidad de servicios ecosistémicos vitales como el agua, aire, suelos y vida silvestre biodiversa y funcional. Además, las cenizas producto de estos eventos, se convierten en los cimientos que favorecen la expansión de la frontera agropecuaria y urbana.

En el contexto del páramo, el impacto de los incendios sobresale en la hidrología. Aunque aún no se conoce a profundidad la magnitud de su huella, se sabe que tienen la facultad de secar la capa superficial del suelo, reduciendo su capacidad de infiltración; comenta Bert De Bièvre, secretario técnico del Fondo para la Protección del Agua (FONAG).

Según cifras del Cuerpo de Bomberos Quito – CBDMQ, el 99% de los incendios forestales son provocados por actividades humanas que usan fuego antitécnico. De este porcentaje, cerca del 90% proviene de quemas agrícolas en el sector rural realizados por adultos mayores. Solo el 1 % se produce por caída de rayos.

Actualmente, en tan solo 5 días se registraron cuatro incendios en Áreas de Interés Hídrico para el DMQ como: Lloa, Urauco, Atacazo y Cerro Puntas. Con el trabajo de guardapáramos del FONAG y Bomberos Quito se ha podido controlar el fuego en estos lugares.

FONAG cuenta con un equipo de guardapáramos especialistas en incendios en el páramo. Ante un conato o fuego inicial ellos son la primera alerta y mecanismo de respuesta.

Como instrumento de alerta temprana y control frente a incendios forestales, el Centro de Operaciones de Emergencia - COEM entregó cuatro radios a guardapáramos del FONAG que habitan cerca del DMQ para reportar eficazmente estos eventos.

Además, cuenta con la ayuda de personal motorizado del cuerpo de bomberos, agentes metropolitanos, guías forestales, cámaras de vigilancia y una cámara infrarroja para detectar a tiempo emisiones de humo y conatos de incendios. Desde oficina, se apoya con asuntos logísticos como hidratación, alimentación, personal y turnos. Ante incendios complejos, la intervención se realiza durante la noche y madrugada.

La capacidad de respuesta del FONAG frente a los incendios en el páramo ha mejorado en los últimos años. Capacitaciones teóricas y prácticas de alto nivel impartidas por expertos, equipamiento de vanguardia contra incendios y experiencia constante en predios propios de la institución han sido los componentes para conseguirlo.

El incendio forestal es un fenómeno preocupante que debe tener como prioridad un mecanismo de prevención, reducción, mitigación, control y evaluación eficiente disponible los 365 días del año. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto:
Últimas noticias
Medios Públicos EP