Ecuador negocia con interesados en invertir en Refinería de Manabí

- 20 de junio de 2018 - 14:01
El ministro de Comercio Exterior e Inversiones de Ecuador, Pablo Campana, durante el Séptimo Simposio Internacional de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), que se realiza en Viena.
Foto: Cortesía

Varios consorcios internacionales han mostrado en Viena interés en invertir en el desarrollo de la Refinería de Manabí, el mayor proyecto de inversión extranjera directa previsto por Ecuador.

Así lo aseguró el ministro de Comercio Exterior e Inversiones de Ecuador, Pablo Campana, durante el Séptimo Simposio Internacional de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), que se celebra este 20 y 21 de junio en la capital austríaca.

"Hemos dado cita acá a las once principales compañías que han mostrado interés en participar en este proyecto", explicó el ministro, tras expresar su satisfacción por el positivo desarrollo de las primeras reuniones que mantuvo con los interesados.

Aunque declinó dar detalles específicos antes de concluir "la ronda de negociaciones y exposición que tenemos estos días (en Viena)", Campana dijo que al menos "tres consorcios" -uno de China, otro de países árabes y otro de Estados Unidos, Reino Unido y Corea- estarían dispuestos a participar.

Entre los nombres de las compañías que podrían participar destacó a la estadounidense Baker Hugues, la rusa Rosneft, la británica Petrofac, la petrolera estatal de Abu Dhabi (Adnoc), la china CNPC y las coreanas Hyundai, SK, Daiwoo y Samsung.

"Son empresas triple A", subrayó Campana, en alusión a la máxima nota de calificación de riesgo crediticio que dan las agencias internacionales especializadas.

"Vemos que hay potencia. En definitiva, hay alternativas", dijo.

Recordó que con una inversión estimada de entre $ 8.000 y $ 10.000 millones, la Refinería de Manabí sería "el proyecto más grande de la historia del Ecuador que se realizaría vía inversión extranjera directa".

El modelo comercial incluye la "vía de la concesión, brindando seguridad jurídica, previsibilidad, y mediante un proceso de licitación transparente", resaltó.

Según el ministro, el plan tiene la ventaja de que no genera deuda al Estado ecuatoriano, sino que, con una "inversión por equis años, y luego de la concesión por equis años", habrá "un activo que pasará a las manos del Estado".

Al subrayar la importancia del proyecto para el país, Campana recordó que su país "tiene suficiente crudo" pero "poca capacidad de refino, solamente para 170.000 barriles/día (bd)" de los "mas de 520.000 bd" que produce, un nivel que además se prevé aumentar.

"Con el campo Yasuní-ITT que se va a sumar en los próximos dos años tendremos alrededor de 720.000-730.000 bd de producción de crudo. Es por eso que es muy importante una refinería nueva para Ecuador", insistió.

El 70 % de los productos que serían elaborados en la Refinería de Manabí se destinarían al consumo nacional y el resto sería comercializado en la región.

Campana coincidió con el ministro de Hidrocarburos, Carlos Pérez, en estimar que el proyecto, que se enmarca en un proceso de apertura al exterior para transformar la economía ecuatoriana mediante la atracción de inversión extranjera, podría concretarse definitivamente hacia fines de este año.

Desde Viena, los ministros se trasladarán a Islandia, donde el próximo lunes se firmará un acuerdo de Ecuador con la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA, por sus siglas en inglés), integrada por Suiza, Noruega, Islandia y Liechtenstein.

La firma del pacto sella un proceso de negociación de tres años.

"Ecuador ha dado un giro muy importante en su política comercial internacional" y el objetivo es "seguir trabajando con la misma dinámica" para lograr acuerdos comerciales con Estados Unidos, India, México y otros países, resaltó el ministro. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: