La captura de cangrejos le da vida a Puerto Roma

- 11 de agosto de 2018 - 00:00
Durante una jornada de trabajo, que dura entre tres a cuatro horas, una persona puede atrapar hasta 15 cangrejos. Los guantes de lana son muy útiles.
Foto: Cortesía / Carlos Bailón

El 90% de sus habitantes se dedica a esta actividad artesanal en medio de una escasa atención municipal. En los meses de veda optan por la pesca.

“Las casitas”, sector ubicado a 20 minutos de Puerto Roma, es el lugar donde empieza el duro trabajo de capturar cangrejos.

Según Máximo Carpio, presidente de la comuna, la actividad la realiza el 90% de sus habitantes.

Jacinto Roberto Jordán, recolector de esta especie cuenta que se inició en el oficio a los 12 años y que desde esa época ha sido su trabajo.

En grupos de cuatro a cinco personas planifican la jornada de trabajo, que empieza a las 05:00. Uno se encarga de custodiar la lancha, otros ingresan al manglar y recorren 200 a 300 metros para encontrar la mejor área en donde se recolecta.

Los implementos necesarios para adentrarse en esta travesía, son botas, guantes y repelente para mosquitos. Una de las técnicas de captura más efectivas consiste en meter el brazo. Cuando el cangrejo se siente acorralado empieza a escabullirse en el fango, para esto es necesario ingresar un fierro con un gancho en la punta para hallarlo explicó Jordán.

En este proceso es fundamental ser paciente en la búsqueda, debido a que el tiempo de cacería es de tres a cuatro horas para encontrar de 12 a 13 crustáceos.

Los cangrejos atrapados son guardados en sacos que posteriormente los comuneros los trasladan a la lancha para armar los atados, limpiarlos con una escoba pequeña y lavarlos en el estero.

Luego los llevan al mercado Caraguay (sur de Guayaquil) para su comercialización. El atado cuesta entre $10 a $15, mientras que la plancha entre $48 y $50.

A más de la veda, quienes atrapan cangrejos tienen un impedimento. No pueden capturar a las especies hembras porque es la que produce y se la debe preservar para que continúe su proceso de reproducción.

Según Jacinto Jordán la diferencia entre el macho y la hembra, es que a ella se la reconoce por tener el carapacho con una ligera tonalidad café.

Cada una de ellas produce 5.000 huevos en cada acto reproductivo, mientras que el macho posee un tamaño mayor y a este sí se lo captura para su venta y consumo.

La “Asociación 21 de mayo” se encarga de sancionar al trabajador si este infringe el reglamento de cazar a la hembra. La multa es de $200 y un mes sin laborar en la recolección.

Máximo Carpio, presidente de la comuna, dice que en Puerto Roma hace falta atención médica y la reparación de las calles. (I).

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: