Santana ofrece al público su historia sucia

12 de octubre de 2012 - 00:00

Ayer fue el primer día de la Feria Internacional del Libro de Guayaquil, por ello la mayoría de la mediana afluencia matutina estaba conformada por colegios invitados y universitarios, cautivados sobre todo por la presencia de escritores-editores como Bípedos depredadores de Loja, el Cómic Club de Guayaquil, Ideart, las cartoneras Camareta y Dadaif, el elenco artístico de la Asociación Comunitaria Hilarte en el Pabellón Infantil y el gran stand de Prisa Ediciones con interesantes descuentos como el 30% en sus sellos Suma de Letras y Taurus, de ensayo.

Hoy, entre otras actividades, será la hora de trastocar, de meterse al lodo y palpar algo de literatura urbana grunge o punk según los gustos musicales, pero guayaquileña al fin y al cabo: “Pedro Máximo y el círculo de tiza” de Marcela Noriega e “Historia sucia de Guayaquil”, de Francisco Santana, ambos escritores y periodistas, ante todo cronistas.

El primer libro ya ha sido presentado en la ciudad en tres ocasiones anteriores, por ello habría que indagar más en la obra de Santana. “Está dedicado a Pedro Juan Gutiérrez, a quien considero un hermano. Gutiérrez es un maestro, un escritor sin miedo que te maltrata casi en cada línea. No hace concesiones ni con su madre; ser así es un lujo que pocos se permiten. Es el norte. Introducirse en la obra de Gutiérrez solo aporta beneficios para el espíritu: Carne de perro, Trilogía sucia de La Habana, Animal tropical, El rey de La Habana sirven para la transformación del alma”.

Es que “Historia sucia de Guayaquil” no es “Pequeñas historias cochinas” que editó la One Hit Wonder Cartonera. “Son dos libros distintos y no hay repetición de los cuentos. Pequeñas historias cochinas sirvió como aperitivo de ‘Historia sucia de Guayaquil’, acá son relatos largos que son parte de una gran bola de fuego. Esta es la primera parte de esa bola que ahora empieza a rodar”, explica Santana. Aunque para los que lo conocen es un libro esperado en la escena literaria guayaca, para él es uno que le tomó 30 años vivirlo y ocho meses para escribirlo. “Es parte de una trilogía. En esos ocho meses escribí 25 relatos, escogí doce para la primera parte de la trilogía. Espero que el próximo año salga la segunda y así seguir”, agrega el autor.

La explicación de Santana de el porqué del estilo y el título de su obra aclara la cosa un poco más: “las historias son cochinas o sucias. La ciudad, Guayaquil, es un personaje fuerte, casi protagonista del libro. Este es el primer texto sobre esa gran historia que a mí se me ocurre que es sucia. A lo mejor a otros no les parece así. Nunca hay que olvidar que se trata de una obra de ficción. La realidad es lo mejor para escribir”. Mientras escribe, como él dice, se dedica a dictar talleres con la gran pretensión de ser un arma de destrucción masiva.

“Destruir las estupideces que demasiada gente tiene en la cabeza, por si acaso yo también las tuve; en los talleres trato de ayudar a sacar esas estupideces y poner otra cochinada en su lugar”, comenta Santana. La presentación de su libro, y el de Marcela Noriega, será  hoy, a las 17:00, en la Sala Enrique Gil Gilbert del Centro Cultural Libertador Simón Bolívar (Malecón y Loja).

Allí también se desarrollarán más de 20 actividades, entre literarias, teatrales, talleres de lectura para niños y de breakdance vinculado a las letras, además de dos exposiciones permanentes, solo en la jornada de hoy. La argentina Diana Belessi será una de las invitadas extranjeras en intervenir.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: