La unesco publicó un catálogo de los cuadros desaparecidos en su página digital

Desde Londres se ofrece apoyo para aclarar robo patrimonial

La unesco publicó un catálogo de los cuadros desaparecidos en su página digital
20 de marzo de 2014 00:00

Una empresa especializada británica ofreció su colaboración a Cuba para encontrar los 70 cuadros robados del Museo de Bellas Artes en La Habana, sobre cuyas pesquisas las autoridades guardan silencio tres semanas después de admitirlo, informó este miércoles el portal oficialista.

“La empresa Art Loss Register, que tiene un historial de dos décadas de colaboración con diferentes instancias policiales para la localización de piezas robadas, ofreció la semana pasada su ayuda al Museo de Bellas Artes de Cuba para contribuir a ubicar las pinturas robadas”, dijo Cubacontemporanea.com.

“De la respuesta a este ofrecimiento por la parte cubana no se ha divulgado nada hasta hoy (ayer), como tampoco han sido esclarecidas lo suficiente algunas de las preguntas que cualquier mortal puede hacerse al enterarse del extravío”, añadió el sitio web.

El Consejo Nacional de Patrimonio Cultural de Cuba informó este 28 de febrero sobre el robo de un “importante” número de pinturas ocurrido en el almacén del Museo Nacional de Bellas Artes, del cual alertó a las autoridades.

“La mayor parte de las obras sustraídas corresponden a Arte Cubano, al período conocido como cambio de siglo (tránsito entre la academia y la vanguardia) y especialmente a piezas realizadas por Leopoldo Romañach” (1862-1951), dijo un breve comunicado de la institución.

La oficina regional de Cultura para América Latina y el Caribe de la Unesco, con sede en La Habana, expresó su “preocupación” y condena por el robo; esta publicó el listado y fotos de las obras.

De las 70 obras, 23 pertenecen a Romañach, uno de los maestros de la plástica cubana de fines del siglo XIX y principios de XX, así como seis de Armando García Menocal (1863-1942), dos de Víctor Manuel García (1897-1972) e igual número de René Portocarrero (1912-85).

“Como suele ocurrir en el tratamiento de casos de corrupción que involucran a instituciones prestigiosas o de alta sensibilidad por su misión social, la compartimentación de información ha caracterizado la pesquisa, levantando suspicacias y ansiedades entre los residentes de la isla que han logrado enterarse del descalabro por alguna vía”, dijo Cubacontemporanea.com.

Según la publicación, el robo fue detectado cuando el galerista cubano Ramón Cernuda, residente en Estados Unidos, alertó a las autoridades tras recibir la propuesta de venta de Carnaval Infantil, del pintor Eduardo Abela (1891-1965), que según los datos pertenece al museo.

Las obras fueron sustraídas del Museo Nacional de Bellas Artes de Cuba.
Lectura estimada:
Contiene: palabras
Tags:

Contenido externo patrocinado