53 artistas participan en la Bienal de Cuenca

- 25 de abril de 2018 - 00:00
En esta edición del encuentro, 26 de las propuestas artísticas plantean una intervención o un trabajo específico para la ciudad.
Foto: José Luis Macas

El jueves se anunciaron en la sede de la institución los nombres de los seleccionados por Jesús Fuenmayor. Son 40 internacionales y 13 nacionales.

El jueves 19 de abril la organización de la Bienal de Cuenca anunció los nombres de los 53 artistas invitados a su XIV edición, cuyo concepto gira en torno a la idea “Estructuras vivientes”, con el agregado “El arte como experiencia plural”.

Desde que Jesús Fuenmayor fue seleccionado para curar este encuentro pensó en cómo el evento artístico se esparce por la ciudad, en cómo se construye cuerpo a cuerpo.

Aquella idea utópica de conectar el arte con la gente lo llevó a las estructuras vivientes de la artista brasileña Lygia Clark, cuya obra llegará comisariada a la Bienal, como una de las 53 participantes.

Fuenmayor construye el concepto curatorial de la Bienal a partir de la obra “Estructura viva”, de Clark. Esta se arma y reajusta con piezas elásticas que se unen una con otra y crean diferentes vectores. Por cada uno de sus extremos una persona toma las ligas elásticas, las estira y forma una nueva malla. En este ejercicio las formas que cada persona hace nunca son las mismas.

Jesús Fuenmayor, curador general de la Bienal de Cuenca, anunció los nombres de los 53 artistas que participarán en esta edición. Foto: Bienal de Cuenca

Con el objetivo de esparcir la Bienal por la ciudad y conectarla con la gente, durante agosto y octubre de 2017, Fuenmayor recibió 130 portafolios de artistas ecuatorianos. Preseleccionó 20 carpetas y eligió 13 trabajos.

Al mismo tiempo decidió los invitados internacionales y las posibilidades de autores cuya obra podría llegar al país comisariada. En total, hay 26 proyectos que se trabajarán de manera específica para la ciudad entre los artistas nacionales y los 40 internacionales.

El quiteño José Luis Macas Paredes trabaja desde ya en su intervención “Recorrido equinoccial”. Lo plantea como una obra de sitio/tempo específico para el centro de la ciudad de Cuenca. Su idea es conectar la relación de los cerros Guagualzhumi y El Cajas durante las salidas y puestas de sol en el período de los equinoccios.

Macas quiere registrar el recorrido del sol sobre el trazado de la ciudad, con la reflexión de la luz en estas estructuras translúcidas a modo de relojes solares.

El guayaquileño David Orbea trabaja en una intervención del centro histórico de Cuenca, con su investigación sobre patrones geométricos en las formas cotidianas. El trabajo de este artista graduado de lo que fue el Instituto Tecnológico de Artes de Ecuador (ITAE) se centra en abstraer de objetos mercantilistas señas de arte abstracto. Orbea reconstruye lo mercantil en el arte.

La idea de su intervención, aunque no quiere adelantar demasiado, es viralizar el objeto de las sombrillas que usan los comerciantes informales con tonos amarillo, rojo, verde y azul (los mismos con los que piensa su práctica).

Además, plantea un juego con las palabras a partir de la noción del comerciante “informal” y cómo ese patrón puede jugar también desde la práctica artística.

El quiteño Adrián Balseca prepara su segunda participación en la Bienal (la primera fue en 2014) y segundo trabajo en la Amazonía. Adelanta que una de las formas que utiliza esta vez tiene que ver con la noción de lo plural, pues mira la posibilidad de experimentar una obra en colaboración con otras personas.

En esta ocasión su obra será un video y una instalación cuyo concepto está vinculado a la historia del caucho y cómo su cosecha mutó a una comunidad amazónica, entendido como una ola de colonización. Para Balseca, el caucho es una manera de dilucidar la historia petrolera del país.

Ahora mismo prepara su viaje a la residencia NTU CCA Singapore, en un país conformado por islas y al que considera una antípoda del Yasuní. Su proyecto en el país más caro del mundo tiene que ver también con el caucho y la forma en la que en medio decenio del siglo XX en el sudeste asiático, los ingleses lograron tecnificar esta planta.

La cuencana Juliana Vidal, quien trabaja estructuras de cemento y yeso en un relato de la ausencia del cuerpo y la memoria, construye ahora un mural de cicatrices. Su proyecto parte de gente que quiera prestarle sus cicatrices para moldearlas y asumirlas públicamente.

Entre los otros artistas ecuatorianos que participan en esta edición se encuentran Pablo Barriga, Ilich Castillo, Pamela Cevallos, Gabriela Chérrez, Jenny Jaramillo, José Luis Macas, Estefanía Peñafiel, Santiago Reyes y Manuela Ribadeneira. (I)   

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: