A don “Yaco”, el terremoto aún le trae tristes recuerdos

- 09 de abril de 2018 - 00:00

Los comuneros y clientes lo conocen como “Yaco”, o por lo menos así se presenta. Es un hombre alto, delgado y con una melena ensortijada que se asemeja al personaje de la telenovela colombiana Pedro El Escamoso. Su piel está algo tostada por el sol típico que cae sobre el cantón Puerto López, Manabí, todos los días. Maneja un taxi, de los pocos que se ven en la ciudad, pues ahí la movilización se sustenta en las mototaxis que, turísticamente, llaman la atención.

Don “Yaco” se muestra presto a servir de guía turístico y recomendar los mejores sitios que rodean este balneario.

Su casa de dos pisos, algo rústica, está ubicada en la calle Eloy Alfaro 124, a escasos metros de la playa. Luce deteriorada y con daños en su estructura mixta. Al preguntarle ¿dónde estaba cuando ocurrió el terremoto del 16 de abril de 2016? el hombre revive esa angustia que sintió al pensar que perdería a sus hijos o nietos. Afirma que en ese momento se encontraba en la playa y que no podía avanzar para ningún lado pues no tenía equilibrio. Sus ojos los fijó en el mar, esperaba que este no retrocediera, pues si eso ocurría como sea hubiera corrido en busca de su parentela para llevarla a una parte alta ante un posible tsunami, lo que por suerte no pasó.

Menciona que desde entonces su casa quedó destruida por dentro y por fuera y eso se nota en los palos de madera y parte de las paredes que aún están en el suelo. No ha recibido ninguna ayuda para reconstruir su vivienda y, según comenta, a muchos habitantes les pasó lo mismo.

A casi dos años de esta tragedia que cobró la vida de más de 600 personas, don “Yaco” ha salido adelante gracias a su trabajo de taxista, de guía turístico improvisado y por eso, entre sus planes a corto plazo, está la construcción de un hostal, uno parecido o mejor que el que tiene su hermana Jacqueline, quien vive a dos casas de él. En Puerto López y sus alrededores es muy conocido; confiesa que por algunos años vivió en Guayaquil, pero echó raíces en su tierra natal. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: