¿Todos somos Patiño?

- 21 de abril de 2019 - 00:00

No, no todos somos Patiño. El excanciller Ricardo Patiño disfrutó del poder más arbitrario, concentrado y personalista de las últimas décadas y dispuso, como muy pocos, de la autoridad para justificar el encarcelamiento a líderes sociales, reformar la constitución por la vía de la enmienda, invadir las cortes de justicia con operadores políticos de la revolución y ladear la mirada cuando se construyó con millonarios sobreprecios muchas obras públicas que hoy se caen a pedazos.  

No somos Patiño porque los ecuatorianos no llamaríamos a la insurrección armada en contra de un gobierno constituido, ni desconoceríamos la constitución y sus instituciones aunque no nos gustaran.

No somos como esa gente que se entrenó en insurrección, en terrorismo, en guerrilla y que, con algo de suerte, tuvo una oportunidad para escabullirse en las instituciones del Estado y ocupar, como en el caso de Patiño, el cargo de Canciller y destruir la Escuela Diplomática inundándola de operadores políticos inexpertos y otros mal intencionados que han dejado en ridículo las relaciones internacionales del Ecuador frente al mundo.

No somos como esa gente que no confía ni defiende la democracia liberal pero que se vistió hipócritamente de libertades solo cuando consiguieron el poder, que actuaron de forma unívoca para destruir las pocas instituciones republicanas e intentaron vivir perpetuamente de la política, para gozar del Estado en forma de fiestas, canturreos, borracheras y sobornos, convirtiendo a Carondelet en un vulgar salón de los excesos revolucionarios.

No somos como Patiño, ni somos como los cobardes que huyeron para evitar dar cuenta sobre sus fechorías. Nosotros no llamaríamos a la resistencia combativa, ni a tomar las instituciones públicas, ni a cerrar los caminos. Eso es para los delincuentes que deben ser llamados ante la justicia como debe ser llamado Patiño que cobardemente ya huyó. No, no todos somos Patiño. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: