EE.UU., libertad de expresión y Wikileaks se abordaron en entrevista

22 de mayo de 2012 - 08:08

El canal ruso "Russia Today" (RT) transmitió este martes la entrevista que el fundador del portal Wikileaks, Julian Assange, hizo al presidente de Ecuador, Rafael Correa.

"Vea, como dice (el presidente boliviano) Evo Morales, el único país que puede estar seguro que nunca va a tener golpes de estado es Estados Unidos, porque no tiene Embajada estadounidense", fue la frase utilizada por el Mandatario al iniciar la entrevista. Ello tras ser consultado sobre la opinión de Ecuador respecto a los EE.UU.

Explicó que antes de su gobierno y aún después de algo más de un año, había "unidades enteras claves de la Policía, absolutamente financiadas por la embajada de Estados Unidos", y sus directores "eran seleccionados por el embajador de Estados Unidos y pagados por Estados Unidos".

Correa aseguró que la relación con ese país "siempre ha sido de mucha amistad, mucho cariño, pero en un marco de mutuo respeto y soberanía". Relató su experiencia en el país norteamericano y añadió que "quiere y admira muchísimo" al pueblo estadounidense.

Sin embargo, advirtió que "si hay políticas internacionales de Estados Unidos perniciosas para mi país, y para nuestra América, las denunciaré frontalmente, y jamás permitiré que se afecte la soberanía de mi país", puntualizó.

Respecto a la pregunta sobre la decisión de cerrar la base estadounidense en Manta, la respuesta del mandatario fue tajante: "¿Pero usted aceptaría una base extranjera en su país, Julian?". "Si el asunto es tan sencillo, si no hay ningún problema en tener una base norteamericana en Ecuador, perfecto. Podemos dar permiso para instalar esa base siempre y cuando nos den permiso para instalar una base militar ecuatoriana en Miami", manifestó.

Al introducir Assange el tema de los cables revelados por Wikileaks sobre la injerencia del Gobierno estadounidense a través de su Embajada en Quito, Correa respondió que su gobierno "no tiene nada que ocultar".

" Los WikiLeaks nos fortalecieron porque las grandes acusaciones de la Embajada eran el excesivo nacionalismo y la defensa de la soberanía del Gobierno ecuatoriano. Y por supuesto que somos nacionalistas, por supuesto que defendemos la soberanía del país", acotó.

"Por el contrario, muchos Wikileaks hablaban de todos los intereses que hay en los medios de comunicación nacionales, de los grupos de poder que van a pedir ayuda, a "marcar tarjeta" en Embajadas extranjeras", añadió.

Además, justificó la expulsión de la embajadora de EE.UU., Heather Hodges. "Era una mujer totalmente adversaria a nuestro Gobierno. Una mujer de extrema derecha que se quedó en el marco de la Guerra Fría en los años 60; y la gota que derramó el vaso fue WikiLeaks, donde denunciaba que a su vez sus contactos ecuatorianos le habían denunciado, que el jefe policía era un completo corrupto, y que yo seguramente lo había puesto ahí sabiendo que era corrupto para controlarlo", respondió Correa.

Además, defendió la creciente presencia de China tanto en Ecuador como en América Latina en el ámbito comercial e inversor.

"Lo que está viviendo América no es una época de cambio sino un cambio de época. Se está reduciendo la influencia de EEUU y eso es algo bueno. Tenemos todo para ser la región mas próspera del mundo. América tiene un gran porvenir y es la región del futuro", dijo.

Ante una pregunta sobre la prensa y la libertad de expresión, Correa respondió: "Usted (Assange) es una muy buena muestra de cómo es la prensa y la Sociedad Interamericana de Prensa, que no es otra cosa que un gremio de dueños de periódicos en América Latina".

En el caso de Ecuador, agregó, "quedó demostrado cómo de forma descarada los medios no publicaron los cables que los perjudicaban, por ejemplo, disputas entre grupos informativos, y al final llegan a un acuerdo de no publicar sus trapos sucios para no hacerse daño".

Calificó como un mito y una idealización el temor, recurrente entre los periodistas de buena fe, que el poder estatal pueda limitar la libertad de expresión.

"Por favor entiéndase que aquí el poder mediático era, y probablemente es, mucho mayor que el poder político. De hecho normalmente (la prensa) tiene poder político en función de sus intereses. Poder económico, poder social y, sobretodo, el poder informativo", recalcó.  

Agregó que los medios "han sometido gobiernos, presidentes, Cortes de Justicia. Entonces, saquémonos esa idea de pobres y valientes periodistas, angelicales medios de comunicación tratando de decir la verdad; y tiranos, autócratas, dictadores tratando de evitar aquello", ironizó.

Esta entrevista, efectuada mediante una videoconferencia desde Inglaterra, es la sexta entrega del programa "The World Tomorrow" ("El mundo de mañana").

 

 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: