Universidades apoyan en estrategia para frenar el avance del covid-19

- 09 de julio de 2020 - 00:00
Jhon Guevara / ET

Los centros de formación superior del país brindan conocimiento académico para mejorar el manejo de la crisis sanitaria. Desde sus aulas y laboratorios trabajan en nuevas alternativas para combatir los problemas de la pandemia.

Las universidades del país, tanto públicas como privadas, contribuyen de forma significativa para combatir la pandemia del covid-19.

Desde sus espacios, investigadores, docentes y estudiantes crearon múltiples iniciativas de ayuda social para solventar teleconsultas médicas y de salud mental.

Además, llevan adelante varias investigaciones que permiten, por ejemplo, rastrear casos positivos de coronavirus a través de las aguas residuales, que es un proyecto de la universidad UTE para dar incluso con pacientes asintomáticos.

La Universidad Central del Ecuador (UCE) en conjunto con el Ministerio de Salud desarrolla al momento su proyecto de vigilantes comunitarios en Quito, que es la ciudad que a diario registra mayor número de contagios.

La iniciativa pretende indagar, en distintos barrios de Quito, la incidencia del virus sobre todo en personas asintomáticas para tratarlas de forma oportuna y creando a la vez el respectivo cerco epidemiológico.

Para ello, según el rector de esta casa de estudios, Fernando Sempértegui, existen más de 670 vigilantes epidemiológicos voluntarios que se distribuyen en los barrios con más incidencia de casos positivos de covid-19.

El objetivo, según Sempértegui, es combinar esta estrategia con otras medidas transversales para disminuir de forma significativa los casos severos de este virus, evitar un colapso mayor del sistema sanitario y por ende la disminución de la mortalidad. La más reciente innovación es la del investigador Leopoldo Naranjo, de la universidad Ikiam, quien trabaja en el diseño de un cartucho inteligente basado en biotecnología que se colocaría dentro de la mascarilla.

“Ese cartucho es capaz de atrapar el virus y luego de unas 6 u 8 horas captura el receptor humano del virus”.

Posteriormente, con ayuda de reactivos y la utilización de la tecnología Crispr/cas se reconoce el RNA, que es parte del material genético del SARS-CoV-2.

“Para ello se introduce el cartucho en un frasco donde se produce una reacción que reconoce la fracción altamente conservada del genoma del virus y por fluorescencia se detecta la presencia o no del virus”.

Esto permite determinar de manera confiable los casos positivos asintomáticos sin salir del domicilio y así la persona podrá cumplir una cuarentena y no ser causante de más contagios.

La idea es comercializar en el mercado la mascarilla (biodegradable) junto a 6 o 10 cartuchos, que son los únicos que deben reemplazarse luego del análisis.

La Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL),  una de las primeras en crear insumos de protección médica en el país, ahora es parte del Coronavirus Makers, la mayor red de expertos en tecnología abierta y gratuita (open source) en insumos de protección médica del mundo que cuenta con 20 mil profesionales voluntarios.

Leonardo Sarango, presidente de Ecuador Makers contra el covid-19 UTPL, explica que esto les permite acceder a una colaboración internacional para producir insumos médicos de protección para todo el país.

Ahora trabajan junto a investigadores mexicanos en la producción de cunas especiales para proteger a los recién nacidos del covid-19, el dengue y la malaria. (I)

CNT facilita planes a educadores
Para facilitar la conexión digital de los estudiantes y docentes de las universidades e institutos técnicos, la Senescyt y la Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT) lanzaron un programa de planes preferenciales desde $ 10 para internet móvil y fijo con tecnología de fibra óptica, y acceso a herramientas de colaboración como Cisco Webex, Skype, Zoom, Microsoft Teams, por seis meses sin costo adicional. Además, tanto alumnos como maestros podrán adquirir sus smartphones con plan. Para contratar estos servicios, el estudiante debe presentar en el punto de servicio un certificado de la institución de educación superior que avale su matrícula en el ciclo académico vigente, y el docente un certificado de la universidad donde labora. Además, el usuario que adquiera un equipo con su tarjeta de crédito Pacificard de Banco de Pacífico podrá diferir su compra a 12 meses sin intereses, más dos meses de gracia. Por su parte, la Senescyt, en conjunto con instituciones como el Consejo de Educación Superior (CES), gestiona ayudas económicaspara que en las universidades, escuelas politécnicas e institutos técnicos y tecnológicos, los estudiantes accedan a los planes y servicios de CNT. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP