Especial coronavirus

Senescyt ratifica apertura al diálogo con las universidades

- 13 de mayo de 2020 - 00:00
El titular de Senescyt aseguró que la crisis económica no disminuirá el nivel académico y remarcó que este es un ajuste temporal.
Foto: William Orellana / El Telégrafo

La cartera busca evitar la afectación a esos centros de estudio por el recorte de $ 98 millones en el contexto de la pandemia por covid-19. Agustín Albán ratifica que es una medida temporal.

Ratifica su apertura al diálogo. Eso señala la Secretaría Nacional de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt) en un comunicado oficial. La Secretaría está dispuesta a conversar con las universidades y escuelas politécnicas públicas del país para buscar mecanismos que permitan solventar sus requerimientos y garantizar una educación superior gratuita y de calidad.

Los centros de estudios superiores rechazan la reducción de $ 98 millones del presupuesto a causa de la crisis económica nacional derivada de la actual pandemia por covid-19 que azota a la humanidad y en particular a este país.

En el texto de la misiva se lee que la Senescyt ha mantenido reuniones permanentes con todas las autoridades de los centros académicos y sus equipos técnicos. Destaca su apertura y compromiso con el trabajo en conjunto.

Además, señala la carta, es importante que la ciudadanía conozca que el ajuste presupuestario obedece a la menor recaudación de impuestos. Estos son el principal componente del presupuesto educativo. Sin embargo, el propósito fundamental es precautelar el bienestar de los estudiantes y docentes, subraya.

Varios rectores de las universidades han expresado su descontento y preocupación por la reducción del presupuesto universitario. También han explicado que eso implicará la reducción de la matrícula para estudiantes y el despido de docentes y de personal administrativo.

Además, se han reportado al menos dos manifestaciones estudiantiles para expresar el rechazo a la decisión del Ejecutivo, con el argumento de que se viola el artículo 165 de la Constitución del país.

En los diálogos se busca una reasignación de las partidas para no afectar la calidad de la educación ni la investigación en el país.

El titular de Senescyt, Agustín Albán, se ha referido en varias entrevistas y declaraciones a este tema. Él aclaró que el ajuste presupuestario obedece a la menor recaudación de impuestos. Es una medida temporal para 2020 y se fundamenta en la falta de recaudación por concepto del impuesto al valor agregado (IVA) y del impuesto sobre la renta (ISR), Ambos montos son destinados a la educación en el país.

Explicó que al no existir estos fondos no se quitan recursos, sino que estos no existen. “Es un recorte temporal, un ajuste temporal”, enfatizó en una entrevista con un canal nacional.

Reafirmó que la gratuidad, la calidad de la educación y la investigación están garantizadas en 2021 y que la crisis no disminuirá el nivel académico. También dijo que la inversión estará distribuida para la optimización de recursos.

Anotó que, conforme mejore la situación económica del país y la recaudación en 2021, el presupuesto puede incrementarse.

“Educación y salud juegan un rol importante en la pandemia”

Andrés Quispe, exlíder de la FEUE, señaló que educación y salud juegan un rol estratégico frente a la pandemia, sin embargo, mientras en otros países se insta a que las universidades investiguen para paliar la situación “aquí se busca recortar el derecho al conocimiento, a la salud, al desarrollo de la ciencia”.

Citó que “el FMI y otros organismos afirman que el problema de la región es que los que más tienen no quieren dar” y por eso Senescyt tiene razón cuando dice que baja la recaudación, pero en su opinión se debe declarar moratoria en el pago de la deuda externa; cobrar $ 1.500 millones a 500 empresas morosas; impuestos del 2% a 265 familias más adineradas y un impuesto del 5% a empresas que ganaron más de $ 1 millón (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP