Un medio televisivo pidió disculpas públicas tras queja por discriminación

Trato de medios a grupos GLBTI ha mejorado poco

- 18 de octubre de 2014 - 00:00

Un medio televisivo pidió disculpas públicas tras queja por discriminación

Hace más de un mes Álex Guayasamín, quien es transexual masculino, registró su unión de hecho delante de varios medios de comunicación como un nuevo paso de la comunidad GLBTI. Él considera que ahora los medios se controlan más sobre lo que dicen sobre estos grupos, aunque no ha disminuido del todo la forma discriminatoria sobre ellos.

“En Quito el tema de la diversidad lo ven con recelo y no se meten mucho, pero en Guayaquil he visto programas de concurso que usan términos como badea para referirse a los homosexuales”, expresó.

Si bien la forma como son tratados no se compara con la que se daba en  la década del 90, según Diane Rodríguez,  de Silueta X, aún hay mucho por hacer. Para esa época titulares como ‘La jaula de las locas’, “grave crisis de moral. El travestismo en nuestras calles”,  con cuerpos desnudos de travestis asesinados, cubrían las páginas, las portadas de unos periódicos, que se registra en un informe hemerográfico correlacionado con los cambios legales relativos a la orientación sexual y la identidad de género en Ecuador entre 1990 y 2013.

Su autora Diane Rodríguez aseguró que el objetivo del informe era analizar los aspectos positivos y negativos  de  inclusión de los GLBTI, mediante un rastro hemerográfico, para el que contó con tres medios de comunicación: uno por su popularidad y dos por ser formales, entre estos ELTELÉGRAFO.

Para la investigación se enfocó en dos campos: el lenguaje y los hechos positivos o negativos de las 591 noticias  analizadas. “En el estudio de los casos se hace un balance  del antes y después, aunque actualmente el trato que dan a  la comunidad no es la maravilla, hay un cambio significativo en cuanto a la forma peyorativa en que éramos tratados. Ahora puedo decir que son más mesurados”, dijo Rodríguez.

¿Qué los hizo cambiar? Según Hermes Campoverde, intendente de las zonas 5 y 8 de la Supercom, los grupos sociales se han empoderado de la Ley de Comunicación, están perdiendo el miedo ante un medio de comunicación cuando sienten que se les viola algún derecho. En este primer año la mayor cantidad de los medios se ha autodisciplinado, está respetando mucho los derechos humanos de las personas.

Agregó que en medios donde antes eran la comidilla del día, ahora es el respeto, “hay directores de programas que me han llamado a consultarme puedo decir esto, puedo hacer esto de acá. Todo esto solo fue posible porque ellos dijeron basta. El humor también es serio y no se pueden burlar por nuestra condición”. Citó el caso de Teleamazonas con el programa Pareja feliz, que tuvo que pedir disculpas públicas tras la queja impuesta por Rodríguez alegando discriminación.

Ángela Tapia, quien es educadora, indicó que los medios de comunicación son una manera de educar a la población, pero al utilizar esos términos están produciendo que se cree una sociedad agresiva.

“Lo que algunos medios hacen es normalizar la burla, el discrimen, lo que influye en el proceder de los niños y fomenta el odio hacia los grupos GLBTI”, aseguró Tapia.

Para Ramiro Rivadeneira, defensor del Pueblo, indicó que cuando una persona siente vulnerados sus derechos tiene varios caminos, uno es la Defensoría del Pueblo y  otro es que la persona vaya directamente ante un juez con una acción de protección constitucional por vulneración de sus derechos.

Cuando se trata de la primera,  explicó, la institución ve que este sea un tema de su competencia  “si no lo es los asesoramos o los derivamos, pero sí lo somos hay dos formas de intervenir, como un tema de emergencia y la otra que no sea emergente, y en el que no estemos seguros que haya violación de derechos. Luego se abre un expediente para investigar la parte denunciada”.

Asimismo, Rivadeneira dijo que sin duda la Ley de Comunicación ha hecho que los medios se preocupen  al referirse a la comunidad.

“Es lamentable que no ocurra de manera natural sino porque existe una norma. Uno siempre desea que los seres humanos actúen éticamente frente al otro, pero eso no funciona, así que necesitamos regularnos”, indicó.

Cuando hay ausencia de normativas las libertades de los seres humanos suelen tener autoridad ante otra persona “lo mismo ha pasado con los medios que son también otro poder y por lo tanto, y en la medida que representa, necesitan normas”.

A eso se suma la lucha de algunos colectivos por hacer respetar sus derechos, como  Diane, quien adelantó que empezará a analizar los “programas de concursos y farándula” que se burlen de los GLBTI.

Campoverde señaló que medios radiales también han incurrido.  “Hay dos emisoras en sintonía de Guayaquil que creen que tienen  patente de corcho o que el humor es salir y decir lo que les dé la gana con bromas de doble sentido y en horario triple A. Hoy estamos con un proceso encima con una de estas”.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto: