La telemedicina también se aplica en el transporte de pasajeros

El servicio se ofrece en siete operadores de pasajeros del Ecuador. 179 casos sospechosos se han registrado a escala nacional.
19 de octubre 18:43

El transporte interprovincial se reactiva paulatinamente, al momento las operadoras funcionan con el cien por ciento de frecuencias y con un aforo del 75 por ciento en las unidades.  Desde la Agencia Nacional de Tránsito (ANT) se combate la informalidad y la ilegalidad con el objetivo de precautelar la seguridad de los ciudadanos en medio de la emergencia sanitaria.  La telemedicina es una de las herramientas implementadas para evitar los contagios.  Juan Pazos explicó que este es un servicio gratuito al que ya han accedido siete operadoras grandes del país.

El usuario deberá proporcionar varios datos el momento de comprar su boleto y esta información ingresará a una base de datos. A partir de ese momento iniciará un proceso de seguimiento telefónico por parte de los médicos de la ANT y de cada una de las empresas de transporte “le llamarán después de cinco y diez días para conocer cómo está su estado de salud después de haber viajado en una unidad de transporte” aclaró el director de la Agencia.   

Desde que se implementó el servicio se han identificado 179 casos sospechosos que fueron monitoreados, pero también al resto de pasajeros que se encontraban movilizándose junto a ellos.  Esto permite establecer un importante cerco epidemiológico. 

En Quito también se utiliza este sistema según Jorge Yanez, presidente de la Unión de Operadoras de Transporte Urbano de la ciudad, pero orientado a los trabajadores. Para el efecto, indicó, se contrató a médicos ocupacionales que vía telefónica dan instrucciones sobre la enfermedad y su tratamiento a choferes, controladores y azafatas.

Además al finalizar la jornada, cada unidad es desinfectada con productos especiales para que queden listas hasta el siguiente turno.  Yanez recordó que todavía el 60 por ciento de la flota permanece parada y solo el 40 por ciento sale a la circulación diaria. 

En el caso del transporte urbano de la capital, el aforo permitido es del 50 por ciento para garantizar el distanciamiento social. (I)