Cuatro factores ayudan a la sexualidad de los adultos mayores

Los médicos explican que las caricias y el contacto físico generan una satisfacción similar. Los encuentros pueden continuar con el pasar de los años.
28 de noviembre de 2019 00:00

Galo y Manuela llevan 46 años de matrimonio y desde hace 24 meses sus encuentros prácticamente desaparecieron. Un derrame cerebral afectó la movilidad del lado izquierdo de Galo y lo dejó por un año tendido en una cama.

Su esposa decidió cuidarlo por completo. Aunque hoy ya puede valerse por sí mismo, las relaciones sexuales no son algo prioritario en su vida. Hoy la expresan con abrazos, besos y caricias.

Manuela afirma que disfrutan de las relaciones íntimas. Ahora -comenta-es diferente la necesidad. A Galo le afectó física y emocionalmente el episodio que vivió, por lo que aún está deprimido. Está en proceso de recuperación.

La palabra sexualidad es algo que ya no le despierta placer. Su esposa lo relaciona más con los sentimientos de unión y compañía mutua.

El geriatra Francisco Rodríguez, del Hospital del Adulto Mayor, de Quito, advierte que las enfermedades preexistentes son la principal causa que limitan una vida sexual placentera.

La sexualidad está presente en todas las etapas de la vida. Y se la puede disfrutar en la edad dorada sin limitarla al coito. Reconoce que físicamente sí existen cambios en hombres y en mujeres.

Por ello, es posible que existan encuentros íntimos que no causen el placer esperado. A veces, por falta de erección en el hombre y resequedad vaginal en la mujer.

En ambos episodios, los adultos mayores no suelen consultarlo abiertamente al especialista para que los guíe en el manejo adecuado del tema. Los amigos los guían. Le suelen aconsejar el consumo de algún fármaco que mejore el rendimiento sexual.

Lastimosamente -añade- la sexualidad en los adultos mayores es un tema que les causa vergüenza. Sienten que hacen algo malo. “Aún la sociedad ve con malos ojos que una persona a esa edad pueda tener una nueva relación”.

Manuela -comenta- anima siempre a su esposo. Le hace halagos y caricias que desprenden una sonrisa del serio rostro de Galo. Ella aprovecha cada oportunidad para expresar su sexualidad y el inmenso amor a través de pequeños detalles como prepararle los dulces que prefiere. "Es un goloso y mientras viva voy a darle todo tipo de mimos".

Aunque reconoce que a ratos su paciencia se agota, pero al ver el rostro del compañero con quien procreó cuatro hijos y encomendarse a Dios las energías vuelven.

Según los galenos, el ejercicio adecuado ayuda a los adultos mayores a mejorar su calidad de vida. Sin embargo, a veces son los lugares físicos en los que viven (familia ampliada o centro geriátrico) los que limitan un encuentro íntimo.

Otro factor que incide es la falta de una pareja y la ausencia de deseo provocada por el aspecto hormonal. La baja de estrógenos en las mujeres genera una disminución de la libido por lo que se necesita ayuda médica e integral para abordar el tema en conjunto con la pareja. “Así se logra comprensión y apoyo mutuo”.

sexualidad

La médica familiar Betthy Jácome indica que el envejecimiento, por sí solo, no debe ser causa para terminar la sexualidad, ya que no está dada solo por las relaciones íntimas.

La evidencia científica indica que la sexualidad del adulto mayor permite compartir otros momentos, donde el contacto físico de una caricia genera una reacción placentera.

Ella afirma que el encuentro sexual íntimo en el adulto mayor necesita de cuatro factores para que pueda desarrollarse con efectividad: deseo, capacidad física, tener una pareja y un espacio para vivir su sexualidad.

En esta etapa es necesaria una mayor estimulación en las zonas erógenas. La presión sanguínea se debilita y eso afecta la sensibilidad de los genitales. “Es necesario que la pareja converse para saber qué cosas los estimulan más y así facilitar el camino al encuentro íntimo con satisfacción”.

Los adultos mayores, como en las etapas anteriores de sus vidas, pueden sentir orgasmos, incluso mejores que los experimentados en la juventud.

Cada encuentro íntimo es una oportunidad para expresarse mutuamente los sentimientos que los unen desde hace 3 décadas y que no han disminuido en ese tiempo.

Los especialistas concuerdan en que la relación sexual solo es una parte de la sexualidad que tiene otras formas de expresarse durante los años dorados. En esa edad son las caricias y la compañía alternativas para la sexualidad.

Hoy Galo y Manuela participan de talleres de memoria y ocupacional para disipar su mente. En los mismos han hecho amistades con lo que Galo cada vez sonríe más. "Soy afortunado de tener una linda mujer y espero compartir con ella hasta el último momento".

Ese precisamente es el anhelo de Manuela, quien pese a que siente cansancio porque está pendiente las 24 horas de su compañero, espera que el día que abandone el mundo sea junto a Galo. (I)

La sexualidad está presente durante toda la vida del ser humano. Ocasionalmente las enfermedades pueden limitar su ejercicio pleno con la pareja.
Foto: John Guevara / El Telégrafo
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado