Especial coronavirus

Prevenir y contener, claves de la atención primaria en salud

- 07 de julio de 2020 - 00:00
Desde antes de ingresar a las instalaciones médicas, los pacientes están precisados a cumplir con las normas de bioseguridad elementales de prevención.
Foto: Miguel Jiménez / El Telégrafo

La labor intra y extramural del Centro de Salud Tipo C de Guamaní permite hacer educación sanitaria en la población para frenar la pandemia y evitar el colapso del sistema de salud pública.

Después que padeció el covid-19, internado en el Hospital de la Policía, hace más de un mes, William Verdesoto se ha quedado con un dolor en el pecho que lo tiene angustiado. “La doctora me dijo que puede ser una secuela, pero el problema es que no pasa este malestar”, dice.

En el Centro de Salud Tipo C, de Guamaní, se le realizó el sábado pasado un electrocardiograma y este lunes tuvo consulta, como parte de un estudio para determinar su estado genral de salud. De este modo él recibe atención en su comunidad, sin tener que acudir a un hospital y evitar así la aglomeración en el sistema de atención.

En un inicio llegaban hasta allí unas 80 personas diariamente con síntomas respiratorios, pero actualmente solo se reciben entre 10 y 12. Ahí tienen la misión de recibir a los enfermos en un primer momento y estabilizarlos.

Con ese propósito se instalaron cinco camas de ingreso para pacientes de covid-19 y, si su condición no mejora, son derivados al hospital Enrique Garcés. “Allí hemos tenido buena recepción de los afectados que enviamos”, precisa Amparo Torres, directora del Centro de Salud.

Al inicio de la pandemia tuvieron ocupadas estas camas, equipadas con sus respectivos tanques de oxígeno y flujómetros; pero este lunes 6 de julio de 2020 ya no había ninguno. Últimamente ingresaron entre uno o dos pacientes, pasando un día.

El Centro de Salud Tipo C de Guamaní atiende a una población de 56.656 habitantes de Pichincha, pero también desde esta institución sanitaria se realizan actividades extramurales de prevención de este virus y de enfermedades crónicas no transmisibles; una misión compartida con otros 17 Centros de Salud tipo A que pertenecen al Distrito de Salud 17D07.

La doctora Marcela Pilacuán señala que en este Centro Tipo C “se ha hecho una labor integral para que el segundo y el tercer nivel del sistema de salud no colapsen”.

Según la información del Ministerio de Salud Pública (MSP), la situación más compleja actualmente se presenta en La Ecuatoriana (sur de Quito), una parroquia que corresponde a este Distrito, indicó la doctora Torres.

La especialista en Medicina Familiar y quien lleva cerca de un año y medio al frente de este Centro de Salud, anotó que la mayoría de los enfermos de covid-19 permanecen en sus respectivos hogares en una condición estable y que, de los pacientes que se han hecho pruebas allí, solo 120 resultaron positivos para este coronavirus.

La enfermera Marcela Crespo asegura que llegan personas básicamente con problemas de baja saturación en la respiración, el síntoma más recurrente que refieren los pacientes de covid-19.

Tanto la carpa de triaje, como la de toma de muestras y de espera, como la sala de ingreso se ubican fuera de la edificación principal, por lo que se reduce el riesgo para quienes acuden a las consultas externas y para el propio personal médico. Hasta ahora se ha mantenido el suministro de insumos de bioprotección médica y solo un doctor se contagió en el ejercicio de su profesión.

saludEn una carpa contigua aguardan las personas la entrega de los resultados de la radiografía o el certificado que confirma que están libres de covid-19. Foto: Miguel Jiménez / El Telégrafo

En las afueras de las instalaciones, Manuel Molina, comentó que acudió a una consulta este lunes, para recibir su certificado de recuperado, al igual que sus dos hijas. “Me tocó llamar tres veces al 171 para que me agenden un turno para mí y para mi familia”, se lamentó.

Indicó que tuvo que salir a la calle enfermo para comprar las medicinas, con lo cual puso en riesgo a otras personas. Él considera que los contagiados deberían recibir estos medicamentos en la casa.

El MSP confirmó que en la fase actual de la emergencia, 1.940 Centros de Salud iguales a este reforzaron los servicios médicos para continuar la atención regular de la salud materno-infantil, las enfermedades crónicas y las inmunizaciones, y a la par continuar la vigilancia del covid-19.

La doctora Torres aseguró que “la pandemia ha sido un aprendizaje de cómo la red pública integral tiene que estar organizada y funcionar al unísono, y también para el futuro estos servicios deberán estar más provistos, porque necesitamos recursos todo el tiempo, sobre todo de tipo económico”. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP