El papagayo consta entre las especies en riesgos

- 22 de julio de 2018 - 00:00
Los menores que visitaban el parque quedaban asombrados por los colores de las plumas de Tomás.
Foto:Lylibeth Coloma / El Telégrafo

El Parque Histórico celebra el Día de la Especie en peligro crítico de extinción con actividades. Los visitantes pueden interactuar con el ave símbolo de Guayaquil.

“Tomás” es uno de los habitantes del Parque Histórico, se trata de un papagayo que tiene 10 años y mide 85 centímetros de alto.

El animal con sus garras se aferra a la ramas de un tronco y pasa inquieto como si modelara para quienes lo observan. Por los colores verde, celeste, rojo y amarillo de sus plumas los visitantes se detienen a observarlo.

Hace 11 años llegó al Parque Histórico a través de un cambio de custodio, parte del programa de interacción del lugar de parte del Centro de Rescate Jambelí.

Desde entonces es el más fotografiado de Guayaquil. Pertenece a la especie Ara ambinguus guayaquilensis, que es endémica. El animal es uno de los pocos ejemplares que está vivo. El ave consta en el libro rojo de especies en peligro crítico de extinción.
Para conocer más sobre su conservación y protección, el Parque Histórico recibe desde el viernes hasta hoy, a estudiantes de diferentes planteles educativos. Además de los visitantes.

Los alumnos realizaron actividades lúdicas por el Día del Papagayo. El 21 de julio de 2005 el Municipio lo declaró símbolo natural del cantón Guayaquil.

Los estudiantes de la unidad educativa franciscana Santa María de los Ángeles interactuaron con “Tomás” y después de contemplarlo recorrieron el sector.

Hicieron preguntas al guía sobre ¿cuántos huevos pone la hembra? y el tiempo de vida que tienen. Según la veterinaria del lugar, Ana Piña, los papagayos viven aproximadamente 50 años y comen frutos y semillas, sobre todo del árbol pijío.

Al finalizar el paseo pintaron con tizas de colores a tres aves que estaban dibujadas en el piso.

Patricia Raz, quien acompañó a su hijo en la visita, considera interesante que realicen estas actividades que los mantienen en contacto con la naturaleza.

“Ya se había perdido que los hagan interactuar. Fue una sorpresa para mí que los invitaran a recorrer el parque con sus compañeritos”.

Adrián Cevallos, de 11 años, tomó una de las tizas y coloreó el rabo del ave. Valeska Carrión, de 10 años, hizo lo mismo. La menor estaba emocionada porque era la primera vez que observaba a un ave de diversos colores. Dijo que solo los había visto en dibujos y en la televisión.

Brina Burbano, Camila Gallardo y Romina García, en cambio, prefirieron dibujar su propio papagayo, aunque en pequeñas dimensiones. “Nos explicaron que existen varias especies y cada una tiene un color que las hace diferentes”.

El biólogo Julio Baquerizo, quien es director técnico de la Fundación Jambelí, a cargo del programa de reproducción en cautiverio, contó que hace 20 años inició este proyecto lo que permitió la reproducción de 50 ejemplares.
Hasta la fecha recibieron alrededor de 20 individuos por decomisos, donaciones, pérdida de hábitat, que son sus mayores amenazas.

Asimismo, contó que como parte del proceso realizan la liberación del ave.
El año pasado liberaron a 10 papagayos en Cerro Blanco. “Este año se espera que sean 10 más, aún definimos la fecha y el lugar para hacerlo”.

En el Parque Histórico hay dos especímenes: “Tomás” y “Cuasimodo”, este último llegó hace 16 años. En el lugar también hay otras especies. La entrada a las instalaciones del parque es gratuita. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Somos Familia
Somos familia

¿Buscas la armonía en tu hogar? Aquí encontrarás algunas ideas para aplicar con tus hijos.

Suscribirse Ejemplo