La pandemia es el momento ideal para dejar el cigarrillo por completo

- 31 de mayo de 2020 - 00:00
La OMS y los neumólogos advierten la incompatibilidad durante la pandemia de mantener la adicción al cigarro debido a los riesgos crecientes de contagios.
Jhon Guevara / ET

Los fumadores tienen mayor riesgo de contagio de coronavirus, no solo por las enfermedades preexistentes producto de este hábito, sino por el contacto directo entre las manos y la boca que implica cada inhalación del cigarro

Fumar supone un doble riesgo para la salud en la actualidad. No solo por la afectación pulmonar intrínseca, sino también por la posibilidad mayor de contagiarse de covid-19 con tan solo sujetar el cigarrillo y llevarlo a la boca.

“Ese es uno de los mecanismos para contaminarse del virus. Es decir que por todo, fumar cigarrillo afecta al ser humano”, indica Víctor Guzmán, docente de Neumología de la Universidad de las Américas (UDLA).

El académico cree que la única forma en la que un fumador no se exponga al contagio del coronavirus será eliminando esa adicción.

Hoy, que se recuerda el Día  Mundial Sin Tabaco, la necesidad de evitar su consumo es indispensable y quizás el mejor momento para dejar la adicción para siempre, coinciden los especialistas.

También la Organización Mundial de la Salud (OMS) pide abandonar este hábito para ayudar a los pulmones y al corazón a funcionar mejor desde el momento que se deje de consumir estos productos.

La OMS señala que aunque no existen estudios que verifiquen el riesgo de coronavirus, en estos individuos la sola práctica de llevarse los dedos a los labios ya implica un riesgo.

Además indica que esto ocurre no solo con los cigarrillos convencionales, sino también con los electrónicos y las pipas. “Estas últimas implican el uso compartido de boquillas y mangueras, lo que puede facilitar la transmisión de covid-19 en ambientes comunitarios y sociales”.

El académico sostiene que el consumo de cigarrillo por mínimo que este sea va a afectar al organismo.

“Los daños pulmonares se hacen a largo plazo. Quien fuma 10 años va a tener más problemas. Si es mayor el tiempo de fumar más serán las afectaciones”.

La neumóloga Marcela Maila, del hospital IESS San Francisco, afirma que existen estudios que determinan que a los 20 minutos de comenzar a fumar ya se registra un aumento de la presión arterial y la frecuencia cardíaca.

Mientras 12 horas después ya se registra en el torrente sanguíneo monóxido de carbono.

“Esto provoca la disminución de la función del pulmón y obviamente quien fuma con más frecuencia va a tener una progresión más acelerada de  la enfermedad”.

La especialista menciona que una de las principales afectaciones en la salud de las personas fumadoras es la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Esta consiste en el aumento de las secreciones bronquiales y por ende la acumulación de estas en los  pulmones que genera una tos crónica, dolorosa y va a tener mucha flema que le genera dificultad para respirar.

Según Maila, el 80% de personas que sufren de EPOC se debe al consumo de tabaco y el 20% restante lo adquiere por la inhalación del humo de la leña o por estar expuestos a otros agentes de biomasa como el diésel o la gasolina.

Además sostiene que existe un 80% de posibilidades de que un fumador padezca de cáncer de pulmón.

“Ahí viene la genética de cada quien, no la herencia, que desarrolla por el tabaquismo no solo ese tipo de cáncer sino también de estómago, laringe y otros más porque el tabaco afecta al pulmón y a otros órganos como el corazón”.

Datos de la OMS determinan que más del 40% de las muertes ligadas al tabaco se deben a males pulmonares, cáncer y la tuberculosis.

En 2017, el tabaco causó la muerte a 3,3 millones de consumidores y de personas expuestas al humo ajeno debido a afecciones pulmonares.

Además murieron más de 60.000 menores de cinco años por infecciones de las vías respiratorias inferiores causadas por el humo ajeno. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP