Verónica Espinosa, ministra de Salud Pública (MSP)

“No reduciremos el presupuesto en ninguno de los programas”

- 21 de diciembre de 2018 - 00:00
Foto: Jhon Guevara / EL TELÉGRAFO

La ministra señala que en 2019 los mayores retos serán la sostenibilidad del sistema sanitario en temas financieros y el fomento de planes de alimentación saludable para prevenir dolencias.

¿Cuál ha sido el mayor logro del Ministerio de Salud en 2018?  

“El médico del barrio” es probablemente el programa con más resultados tangibles con el que se atendió a 300.000 pacientes vulnerables o crónicos. Ellos ya están vinculados al sistema de salud: mujeres embarazadas de alto riesgo que ahora tienen un seguimiento pormenorizado, niños con desnutrición y personas con discapacidad. Creo que esta idea de llegar a cada rincón del país es uno de los logros que nos están permitiendo atender a los más vulnerables.

¿El sistema actual es curativo o preventivo?

A nivel mundial vivimos en un paradigma curativo. La ciudadanía exige un hospital, pero no que se disminuya la contaminación o que se maneje mejor la basura -que tiene más impacto-. La construcción mental nos lleva a un modelo medicado y trabajamos para romper con eso. Del lado de la academia buscamos que los profesionales tengan enfoque en educación para la salud.

¿Habrá disminución en el presupuesto para 2019?

La salud es prioridad y bajo esa premisa hemos dialogado con el Ministerio de Finanzas. En la propuesta inicial de la proforma se puso $ 3.063 millones y nuestro presupuesto de este año fue cerca de $ 2.700 millones codificados.

¿Los programas de salud están totalmente financiados?

No tenemos previsto reducir el presupuesto de ninguno de los programas que manejamos y para ello trabajamos en el gran desafío de cómo ser eficientes con los recursos y cómo podemos encontrar nuevas fuentes de financiamiento.

¿Cuál es el presupuesto para enfermedades catastróficas?

Tenemos organizado el presupuesto sobre la base de ítems y los medicamentos están dentro de un solo grupo no separado por enfermedades. Solo para Solca son más de $ 120 millones anuales que entregamos entre la exigencia del código monetario financiero y la compra de servicios a través de prestaciones.

¿Ya se ha estructurado la nueva tabla de medicinas básicas?

La comisión nacional de medicamentos presentó una revisión que está en evaluación y ahí se insiste en analizar costo-beneficio y seguridad de fármacos que están sugiriéndose tanto para ingresar como para salir del cuadro. La revisión no ha terminado y debe precautelar la seguridad, calidad y eficacia de las medicinas que se entregan.

¿Qué se puede destacar del Código Orgánico de la Salud?

Aunque la intencionalidad de algunos sectores es girar la discusión del Código Orgánico de la Salud (COS) sobre temas polémicos, hay grandes beneficios: la carrera sanitaria, el acceso al agua potable o el etiquetado de alimentos. La Organización Panamericana de la Salud (OPS) recomendó al mundo su implementación. Dejo claro que el COS no legaliza el aborto o el consumo recreacional de la marihuana; y no propone que se clonen personas, ni otras cosas ridículas que se han dicho.

¿Cómo lograr que esos recursos se den con mayor facilidad?

Tuvimos un taller internacional con expertos del Banco Mundial (BM), de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y el Fondo de Población de las Naciones Unidas para preparar propuestas que ayuden a hacer sostenible nuestro sistema (generar más recursos y hacerlos eficientes).

¿La Red Pública de Salud está abastecida de medicinas?

Garantizar que en los 2.090 establecimientos del MSP no falte un algodón es utópico. Eso no ocurre en ningún sistema del mundo. Aseguramos que existan los recursos suficientes para que no falten medicamentos, ni insumos en ningún lugar.

¿Qué pasa con la construcción del hospital de Pedernales?

Allí no ha existido un hospital, pero luego del terremoto se hizo un compromiso para hacer uno, que es parte de las obras aprobadas por el Comité de la Reconstrucción y están presupuestadas; pero en el caso de esta obra los dineros provenían del Banco Mundial y los trámites para este crédito han tomado tiempo. Por eso se ha buscado otra fuente para comenzar la obra cuyo diseño está listo.

¿Cuáles son los retos para 2019?

Tenemos dos grandes: uno es volcar nuestros esfuerzos para mejorar la calidad y calidez de los servicios y el otro es lograr una sostenibilidad del sistema en temas financieros  y garantizar que los recursos se utilicen bien. (I)   

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: