Museo exhibe 100 piezas de la cultura cañari

- 01 de julio de 2019 - 00:00
Miguel Dui, guía del museo arqueológico, muestra las piezas de la cultura que se exhiben en los salones.
Foto: Archivo / EL TELÉGRAFO

Objetos de las culturas Narrío, Tacalshapa y Cashaloma y de incas, se exponen en el museo Padre Víctor Vázquez Suárez de la Casa de la Cultura, Núcleo del Cañar.

Vestigios cerámicos, líticos, ucuyayas y restos óseos que cuentan la historia prehispánica se conservan en el Museo Arqueológico Padre Víctor Vázquez Suárez, de la Casa de la Cultura, Núcleo del Cañar.

Son 100 piezas de los tres períodos que tuvo la Cultura Cañari: Narrío, Tacalshapa y Cashaloma, además de objetos incas que se encuentran en exhibición en dos salas.

El recorrido se inicia con un cuadro que recrea la leyenda cañari sobre los hermanos Kusikayo y Atawri, quienes sobrevivieron al diluvio, se casaron con dos guacamayas y así dieron origen a esta civilización.

En el lugar también se ubican dos maquetas con escenas de la vida cotidiana de los cañaris, gente en labores agrícolas, los animales, los hombres tejiendo y la vivienda, que ancestralmente era fabricada con adobe y cubierta de paja.

En la sala 2 se observa la antigua vestimenta cañari, que consistía en una túnica larga, una capa y las oshotas. Los caciques portaban una corona y bastón de mando, según la jerarquía.

En esta sala, la pieza más importante es una curaca cañari, que es un monolito que data de 1250 antes de Cristo. Esta pieza, de 30 centímetros de alto, tiene una serpiente en la parte delantera y un par de guacamayas atrás.

Se destacan las ucuyayas de la Cultura Narrío, objetos trabajados en hueso, piedra y concha spondylus. Se trata de collares-amuletos que eran usados en rituales y servían para “domesticar” al Uku (espíritu), que en la cosmovisión indígena se refiere al mundo de abajo.

Se exhibe un cráneo deformado hallado en la parroquia General Morales. Miguel Dui, encargado del museo, explica que “esta técnica fue practicada por la cultura inca en la región cañari para mostrar superioridad y jerarquía con fines religiosos”.

La deformación se generaba por la aplicación de tablillas atadas con ligaduras para presionar la caja craneana durante la niñez.

Entre los restos óseos, también se encuentra el esqueleto de un adulto, que fue desenterrado del Cerro Narrío. “En el pueblo cañari, al igual que en otros pueblos andinos, se creía en la inmortalidad del alma, por ello los sepultaban con alimentos, bienes, herramientas, vestimenta y ajuar con objetos de metal precioso”, explica el guía. Este ajuar variaba de acuerdo a la posición social, política y religiosa del difunto.

Cerámica
Entre los restos cerámicos se encuentran ollas, cuencos, ollas trípodes y vasijas, tanto de la Cultura Narrío como de la Cashaloma, estas se diferencian por su forma y su color, aunque su rasgo característico es la superficie tratada con pulimento poscocción.

De las piezas líticas se destacan objetos hallados en la parte baja del cantón Cañar, como las parroquias General Morales, Chontamarca y San Antonio de Paguancay.

Se conserva un petroglifo que, según información de la Casa de la Cultura de Cañar, servía para orientarse en el tiempo y espacio, muy parecido a un calendario. También sobresalen las hachas, mazas estrelladas, morteros, metales y manos de moler.

De los incas, cuya presencia en territorio cañari data de fines del siglo XV con una duración de alrededor de medio siglo, se conservan algunas piezas en el museo. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Somos Familia
Somos familia

¿Buscas la armonía en tu hogar? Aquí encontrarás algunas ideas para aplicar con tus hijos.

Suscribirse Ejemplo