"En Ecuador, los divorcios aumentan por falta de compromiso e independencia"

- 07 de junio de 2017 - 12:14
Archivo / EL TELÉGRAFO

La independencia laboral y la falta de compromiso entre pareja podrían ser -entre otras- las causas por las cuales se incrementaron los divorcios en el Ecuador.

Esa es la impresión de Elizabeth Montenegro, psicóloga Educativa del Centro de Estrategias de Aprendizaje y Desarrollo de la Inteligencia (Ceadi), al reflexionar sobre esta situación social.

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) reveló que en el país, el número de divorcios se incrementó en un 83,45% entre 2006 y 2016.

Estas cifras se desprenden del 'Anuario de Estadísticas Vitales: Matrimonios y Divorcios', el cual detalla que hace 10 años se registraron 13.981 disoluciones, mientras que 10 años después se reportaron 25.468 rupturas.

De acuerdo con el documento del INEC, por el contrario, los matrimonios han disminuido en 22,01%. En 2006 se realizaron 74.036 casamientos, mientras que en 2016 hubo 57.738 nupcias.

Montenegro advirtió que la reducción de las bodas no solo se presenta en el Ecuador, sino que es un cuadro muy común en América Latina. Una de las razones es porque las personas ya no miran a las nupcias como el destino final de sus vidas.

La experta indicó que en otros tiempos, las mujeres esperaban concluir el bachillerato para casarse, pero en estos tiempos miran a otros objetivos como estudiar, trabajar, viajar, etc.

El informe de INEC también revela cifras sobre la disolución del matrimonio por mutuo acuerdo. En ese lapso se reportaron 15.995 casos.

"Ahora los jóvenes van posponiendo el hecho de formalizar. Los compromisos hacen que se vayan dilatando. No les gusta comprometerse porque les interesa mantener la autonomía, mantener la independencia", reiteró.

Si se trata de disolución por “abandono voluntario e injustificado”, se registraron 8.157 casos. La psicóloga reconoció que este tipo de situaciones son comunes en Ceadi.

Explicó que en su consulta, los pacientes reconocen que se encuentran desencantados de la unión de pareja y eso se debe fundamentalmente a que no hay un compromiso ratificado.

"La gente dice: 'pensé que el matrimonio era otro cosa', 'ya se acabó la magia'. No hay un compromiso de salir adelante a pesar de los problemas. Muchas veces la situación se complica por los conflictos de los hijos", sostuvo.

Ese criterio lo comparte Ricardo Garzón Cabrera, quien se divorció hace 15 años. A decir del hombre, en estos tiempos, las separaciones se realizan porque las mujeres no están interesadas en permanecer al lado de una pareja, sino que persiguen otros intereses.

A su criterio, la mujer está superándose, estudiando y asumen el rol de cuidar a sus hijos, aunque no sea al lado de su padre.

"Ellas están recuperando el sitial que les corresponde dentro de la sociedad", señaló.

Cecilia Peña (32 años) está casada hace ocho años. La mujer opinó que la comunicación es la clave para mantener una unión estable.

La ciudadana reconoció que ella conoce de amigos y familiares que deciden romper con la unión no solo por problemas de comunicación sino por problemas económicos. "Hay que buscar tiempo en pareja y nunca irse a la cama enojados", concluyó la mujer. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto: