Entrevista / Enric Sala / explorador de National Geographic, lidera el proyecto denominado Pristine Seas

"Documentar el mar es enseñar a cuidarlo"

- 04 de diciembre de 2015 - 00:00
Foto: John Guevara/El Telégrafo

Entrevista / Enric Sala / explorador de National Geographic, lidera el proyecto denominado Pristine Seas

El biólogo marino Enric Sala quiso ir más allá de impartir una cátedra. Llegó a la conclusión de que estaba enseñando sobre los daños que existen en el entorno natural, en lugar de inculcar el cuidado de este.

Por ello, hace 7 años emprendió investigaciones dentro de la organización National Geographic. Su proyecto denominado Pristine Seas (mares prístinos) explora recónditos ambientes acuáticos. Este trabajo ha explorado y documentado 15 lugares en todo el mundo.

En esta ocasión, Sala seleccionó a las Islas Galápagos. Será una investigación que se desarrollará hasta el 22 de diciembre. Antes de su periplo, el experto estuvo en Quito para explicar su trabajo.

¿Cómo surgió la idea de documentar zonas marítimas del planeta?

El proyecto surgió a partir de una frustración personal. Cuando ejercía la cátedra de Biología Marina en la Universidad de California, en San Diego (EE.UU.), estudiaba los impactos humanos sobre el mar: pesca, cambio climático, contaminación. Un día me di cuenta de que lo que estaba haciendo era escribir la esquela mortuoria de la vida marina, describiendo cómo la vida marina moría, pero no ofrecía una cura. Me sentía como el doctor que le decía a la paciente cómo se va a morir, pero no le daba una cura.

¿Cuál fue el instante en el que se dio cuenta de que documentar estos lugares sería una solución?

Empecé a ver que cada vez había menos peces en los lugares que visitaba. Por ejemplo, en el mar Mediterráneo o en el golfo de California había demasiada pesca. En Rusia vi osos delgados porque no hay hielo en el mar y sin eso no hay focas y ellos no pueden comer. Fue así que decidí trabajar en soluciones. Las zonas prístinas son como máquinas del tiempo: lugares intocados que nos permiten saber cómo era el mar antes y conservarlo.

¿Qué resultados ha obtenido de sus investigaciones?

Tras dejar la academia miré el paisaje de conservación marina en el mundo y me di cuenta de que nadie se dedicaba a los lugares donde no llega nadie. Así comencé con el proyecto. Hablé con los líderes que pertenecen a esos lugares, recomendándoles que se hagan parques nacionales. Hemos estado en 15 de esos lugares; 8 ya están protegidos, como es el medio Pacífico que pertenece a Reino Unido y Estados Unidos. Lo mismo ocurrió en las islas fuera de la costa de Chile, como Sala y Gómez o las Desventuradas.

¿Qué siente cada vez que entra a las profundidades del mar?

Es fascinante. Cuando bajamos por el submarino no sabemos qué vamos a ver. Es un misterio, como volver a ser niños cuando hay curiosidad por algo nuevo.

¿Por qué eligió Galápagos?

Porque es un lugar que tiene una fauna que no existe en otra parte del mundo. Tiene especies endémicas: el pingüino, el lobo marino. Aunque Galápagos no es un lugar prístino porque hay pesca y hay población humana, decidí explorar su mar por su riquísima diversidad.

¿Cuál es la tecnología que se empleará para la investigación?

Tenemos cámaras digitales de ultra alta definición, un submarino que es como una burbuja acrílica que nos permite bajar hasta 450 metros de profundidad, también cámaras dentro de una bola de vidrio grueso que filmará a miles de metros de profundidad durante horas.

¿Esta investigación se compartirá con el Gobierno ecuatoriano?

Por supuesto. Estamos colaborando con el Parque Nacional Galápagos. El Gobierno está apoyando las investigaciones que se han realizado durante mucho tiempo. Lo que vamos a hacer es complementar. Todos los datos científicos que consigamos van a ser utilizados para comunicarlos con el Parque para ayudar a la gestión y manejo de las Islas Galápagos.

¿Con el documental usted tiene previsto abordar la caza indiscriminada e ilegal de tiburones que hay en el archipiélago?

Todavía no lo sé. Uno tiene una idea, un sitio, un guion, pero luego llegas y la naturaleza te presenta otra historia diferente. Este es un año de El Niño. El agua está muy caliente, todos sabemos que en esta época hay mortalidad de especies, sabemos que los tiburones en algunos sitios desaparecen. No sabemos si vamos a encontrar abundancia de tiburones que había hace un mes cuando el agua no estaba tan caliente. Queremos mostrar la riqueza submarina que hay en el país. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: