Vladimir Hachinski, neurólogo canadiense y creador de escala isquémica

Hachinski: "El adulto mayor con demencia está mejor en casa"

- 12 de noviembre de 2019 - 20:30
Foto: Álvaro Pérez / ET

El científico advierte que uno de los primeros síntomas del problema es la pérdida del juicio. Para él, la genética no predispone.

La demencia de las personas adultas ha ganado espacio entre los problemas de salud pública en el mundo. Hay 50 millones de personas que viven en esa situación.

Los científicos realizan constantes experimentos para descifrar este mal. La principal causa es la enfermedad de Alzheimer.

Uno de los estudiosos es el canadiense Vladimir Hachinski, quien creó la famosa escala isquémica que lleva su nombre. Esta sirve para identificar los componentes cardiovasculares tratables de la demencia.

Él, de paso por el país, es parte del XII Congreso Iberoamericano de Alzheimer que se efectúa en Quito.

El académico explica que de las 8 patologías que abarca el síndrome de Alzheimer, solo una (las cerebrovasculares o Ictus) tiene prevención y tratamiento.

En una entrevista con EL TELÉGRAFO detalla los avances de las investigaciones en la materia y cómo deben enfrentar la situación en las familias.

¿El Alzheimer está conectado con trastornos cognitivos (de la memoria, percepción y resolución de problemas)?

No es así. En un estudio determinamos que una  cuarta parte de los ancianos con Alzheimer no tiene un trastorno cognitivo. Otro cuarto tiene problemas vasculares, pero no cognitivos.

La gente cree que es inevitable que esa persona pierda la memoria, pero es falso. Solo se da en los casos extremos: cuando se padece esa patología y se tiene la de tipo vascular.

Una investigación indicó que los aspectos ambientales inciden en los casos de demencia. ¿Es cierto?

Según un estudio hecho en Canadá, se evidenció que mientras se vive más cerca de las vías de tráfico, más alto es el peligro de desarrollar alguna demencia. Por eso, es necesario realizar planes urbanos para facilitar que la gente camine, se ejercite y que lo haga con la menor contaminación.

¿Solo con modificar estos factores podría haber mejora?

En el año 2000 persuadimos al gobierno de la provincia de Ontario (Canadá) para que introdujera planes que combatan y traten de mejor manera el Ictus.

La situación mejoró con la construcción de más unidades de cuidados intensivos y clínicas de prevención.

Así, tras 12 años, la incidencia de Ictus disminuyó 32% y la de demencia el 7%.

Eso fue bueno porque las personas con Ictus doblan las posibilidades de padecer de Alzheimer.

¿Cómo influye la genética en el riesgo de adquirir esta enfermedad?

La genética predispone, pero no dispone. Hicimos un estudio en el que se demostró que el factor genético más importante para la demencia (el apolipoproteína E) contribuye en una minoría al riesgo de padecerla.

¿La lectura es la mejor forma de mantener activo el cerebro?

Ejercitar el cerebro no solo quiere decir lo cognitivo, sino lo emotivo. Ambos aspectos son importantes. Hay que ejercitar la cognición (para preservar las habilidades neuronales), la emoción y la voluntad con compañía. Es una manera de asegurar ese ejercicio.

Por eso creo en un proverbio africano: “Si quieres ir rápido, anda solo; y si quieres ir lejos, anda acompañado”. Todos estos detalles nos sirven. Sin salud cerebral no hay salud ni vida.

¿El Alzheimer tiene cura?

No hay en estos momentos tratamiento que modifique la progresión de la enfermedad. Solo hay para

la parte de los eventos cardiovasculares.

Pero existe una concentración exagerada del problema en la memoria. El inicio de demencia no solo es el trastorno de memoria.

Hay que enfocarse en la pérdida de juicio. Esta es la función ejecutiva y la habilidad para resolver problemas.

La demencia es un valle a donde se desciende por muchos caminos a diferentes pasos. Al final, todos son parecidos, porque todo el cerebro se ha destruido.

Sin embargo, no quiere decir que todo sea Alzheimer, lo identificamos así, pero no todo lo es.

¿Los hombres y mujeres tienen igual predisposición para desarrollar ese problema de salud?

Tiene prevalencia en mujeres, porque ellas tienen una edad mayor de vida, pero no se sabe a ciencia cierta qué otros factores inciden.

Por cada hombre hay dos mujeres que la tienen.

¿Cómo debe actuar la familia que tiene a uno de sus miembros con demencia?

Lo primero es comprender que es cuestión de actitud. Se debe entender que un adulto mayor se encuentra en una infancia en reverso.

Cuando éramos niños nos gustaba abrazar, porque eso acarrea la parte emocional. Igual les ocurre.

¿Se puede mejorar la calidad de vida de los afectados?

En cualquier etapa de la demencia es posible mejorar la calidad de vida de ese individuo y la de quien lo cuida.

Es una oportunidad para que incluso el resto de personas haga conciencia sobre la importancia de cuidarse a temprana edad.

Además, siempre un adulto mayor estará mejor cuidado en casa, donde puede sentir el calor familiar en vez de estar recluido en un asilo. Los costos económicos también difieren mucho.

¿Qué tan importante es la conexión emocional entre abuelos y nietos para evitar llegar al síndrome?

El lazo afectivo es muy poderoso y se lo subestima. Creo que se debe trabajar en esto. Se calcula que si uno logra demorar la demencia por cinco años, la posibilidad de desarrollar esta enfermedad se reduce al 50%. La tasa de mortalidad se direccionará a otras patologías. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Somos Familia
Somos familia

¿Buscas la armonía en tu hogar? Aquí encontrarás algunas ideas para aplicar con tus hijos.

Suscribirse Ejemplo