60% de deficiencias auditivas son prevenibles en los jóvenes

- 03 de abril de 2019 - 07:21
Los chequeos preventivos, una vez al año, ayudan a evaluar el nivel de audición de los pacientes desde infantes hasta adultos mayores.
Foto: Carina Acosta / EL TELÉGRAFO

La exposición al ruido en contextos recreativos es la mayor causa de pérdidas de audición en los jóvenes entre 12 y 35 años, así lo advierte la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La entidad afirma que casi la mitad de esa población   está expuesta a niveles perjudiciales de ruido por el uso  de aparatos de audio personales. Además recuerda que el 60% de la deficiencia auditiva es prevenible.

El año anterior la Facultad de Ingeniería en sonido y acústica de la Universidad de las Américas (UDLA) realizó un estudio sobre contaminación auditiva en Quito y estableció que el 25% de la población se expone a ruidos que superan los 65 decibles (Db) permitidos en el día.

En la noche el porcentaje de afectados alcanza el 38% con sonidos superiores a los permitidos, que es de 55Db.

La OMS establece que una persona pierde audición cuando su umbral de escucha en ambos oídos es igual o superior a 25 dB.

Por ello, el médico Édwin Andrade aconseja realizar chequeos permanentes desde el primer año de vida. Además indica, que si el problema de audición es de nacimiento, hay mecanismos para corregirlo y lograr que el niño desarrolle el lenguaje.

“En los pequeños se realiza el implante coclear que es el que mejor resultados tiene y aunque es costoso mejora notablemente la calidad de vida del paciente y les permite  desarrollar sus actividades con la mayor normalidad”.

La cirugía consiste en insertar un transductor (especie de tubo muy delgado) de alta tecnología que transforma las señales acústicas en señales eléctricas que estimulan el nervio auditivo.

Afirma que esta cirugía tiene mejor resultado en los infantes y aconseja a los más adultos que presentan deficiencia auditiva optar por los audífonos de corrección.

Ese fue el caso de Elena Ramírez, una profesora jubilada, quien tiene dificultad para escuchar sonidos leves, pero al usar audífonos su nivel de audición mejoró.

“Ahora percibo mejor los sonidos y puedo entablar conversaciones con absoluta normalidad”. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: