180 días estarán en cuarentena los 26 galapaguitos

- 23 de junio de 2018 - 00:00
Los quelonios fueron repatriados hace 10 días. Para su traslado usaron cajas de madera diseñadas especialmente.

Las tortugas fueron trasladadas a Perú, producto del presunto tráfico internacional de especies. Tienen entre tres y cinco años. Se realizan exámenes para descartar patologías.

En cajas de madera especialmente diseñadas para transportar las 26 tortugas terrestres, con edades estimadas entre los tres y cinco años, fueron repatriadas a Galápagos desde Perú. Tres días duró la operación.

Los quelonios fueron retenidos por el Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre del vecino país el 17 de abril de 2017 debido al presunto tráfico internacional de especies.

Estos son parte del grupo de 29 galápagos que reportó la autoridad peruana, dos de los cuales fallecieron durante el presunto tráfico y posteriormente uno más por causas naturales.

La Dirección del Parque Nacional Galápagos del Ministerio del Ambiente hizo el acercamiento con las autoridades peruanas para realizar los análisis genéticos y confirmar que se trata de tortugas terrestres gigantes de las islas Galápagos.

Al ser especies protegidas bajo la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES) se debía cumplir con los procedimientos internacionales para su retorno al archipiélago ecuatoriano.

Tres guardaparques de la Dirección del Parque Nacional Galápagos viajaron a Perú, donde retiraron a las tortuguitas que se encontraban en el Zoológico Cecilia Margarita en Piura para iniciar el traslado hacia Lima, posteriormente a Quito y luego a Galápagos.

De acuerdo a los requerimientos de las autoridades, las tortugas permanecieron bajo un protocolo de cuarentena y exámenes veterinarios para descartar enfermedades, previamente a su retorno al país.

Cuarentena en Baltra
El guardaparques Christian Sevilla, responsable de la conservación de ecosistemas insulares de la DPNG, explicó que en Galápagos las tortugas permanecerían 180 días en un corral especialmente construido en la Base de la Fuerza Aérea Ecuatoriana en la isla Baltra.

El corral que acogerá las tortugas durante el período de cuarentena está construido sobre 16 metros cuadrados. Tiene una jaula exterior que impide que cualquier vertebrado: iguanas, lagartijas, etc., se acerquen a las tortugas y otra interior con todas las condiciones de temperatura y sombra que necesitan para su bienestar, además está recubierta con malla para evitar el ingreso de invertebrados.

Este corral tiene un área de bioseguridad en donde se mantendrán los materiales y equipos utilizados por los guardaparques que cuidarán los quelonios.

La cuarentena es para que los reptiles eliminen semillas, al tiempo que serán analizados para descartar posibles riesgos de contagios antes de la reinserción en su hábitat. Con ese procedimiento se protege también a las poblaciones de tortugas del Archipiélago.

En Perú continúa abierto el proceso relacionado con el presunto tráfico de esta especie, así como la investigación impulsada por la Fiscalía.

El cumplimiento de los procedimientos se efectuó en conjunto entre varias instituciones. Participaron  la Dirección del Parque Nacional Galápagos del Ministerio del Ambiente,  que coordinó todas las gestiones para su traslado; el Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana, la Embajada de Ecuador en Perú, la Agencia de Regulación y Control Fito y Zoosanitario, la Agencia de Regulación y Control de la Bioseguridad y la Cuarentena para Galápagos.

También intervinieron la organización Galapagos Conservancy y el Servicio Nacional de Aduana, con el apoyo del Gobierno del Perú, a través de la Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria, el Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre, y el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria. (I)   

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: