Covid-19 repercutirá en resultados transformadores que aspiraba ONU

La pandemia no permitirá alcanzar Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030, como erradicar las muertes maternas, poner fin a la necesidad insatisfecha de planificación familiar y a la violencia de género y todas las prácticas nocivas.
20 de julio de 2020 00:00

El Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) pide a los gobiernos incrementar los esfuerzos para combatir la pandemia y evitar mayor afectación al derecho humano de acceso a la planificación familiar, lo cual ayuda a salvar vidas y promueve la salud, la eficiencia de los sistemas sanitarios y la fortaleza de las economías.

Esto afectará, a su vez, los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que esperaba tres resultados que transformen el mundo para 2030: poner fin a la necesidad insatisfecha de planificación familiar; poner fin a la violencia de género (incluidas prácticas nocivas como la mutilación genital femenina y el matrimonio infantil); y, poner fin a las muertes maternas evitables.

Sin embargo, la pandemia socavará los avances alcanzados en aras de esos objetivos: en los últimos 25 años se lograron progresos sustanciales en favor de la disponibilidad de métodos de planificación familiar, al duplicarse la cifra de mujeres que usan métodos anticonceptivos modernos: de 470 millones en 1990 se pasó a 840 millones en 2018.

Así lo alertan las investigaciones conjuntas realizadas entre el UNFPA, Avenir Health, la Universidad Johns Hopkins (Estados Unidos) y la Universidad de Victoria (Australia).

Señalan que 51 millones de mujeres en 114 países de ingresos bajo y medianos no podrán usar anticonceptivos modernos si las medidas comunes de confinamiento o las afectaciones relacionadas con la covid-19 continúan causando interrupciones significativas de los servicios durante un año.

Producto de aquello se prevén 15 millones de embarazos no planeados.

Los logros alcanzados en cerca de tres décadas se verían entonces estancados o registrarían un retroceso.

Avenir Health estimó el impacto de las interrupciones según su duración: 3, 6, 9 y 12 meses, y según el nivel de reducción del servicio: del 5% al 40% en el sector público, con los métodos inyectables como los más afectados que otros por las interrupciones  a corto plazo. En cambio, en el sector sanitario privado se estimó la mitad de tales niveles.

Los desafíos se reflejarán a nivel sanitario y socioeconómico

Para el Fondo de la Población de las Naciones Unidas (UNFPA), el covid-19 es la crisis de salud pública mundial de propagación más rápida del siglo, con una mortalidad y morbilidad considerables,  que acarrea la aparición de desafíos socioeconómicos y de salud abrumadores.

Señala que los gobiernos siguen tomando medidas sin precedentes para limitar la propagación del virus.

Los sistemas sociales y de salud se enfrentan con dificultad al número creciente de casos, los cuellos de botella en la cadena de suministro, las restricciones de circulación y presiones económicas.

En los contextos humanitarios y frágiles y en los países de bajos ingresos, donde tales sistemas son débiles de por sí, la pandemia está interrumpiendo el acceso a servicios de salud sexual y reproductiva vitales.

Además, está agravando las desigualdades sociales y de género ya existentes.

Sin estrategias de mitigación, en función del grado de interrupción que experimentan los servicios de salud y la duración de las interrupciones, se estima que entre 13 millones y 51 millones de mujeres que accederían a anticonceptivos ya no podrán.

Se activa plan desde el Fondo de Población de la ONU
Pese al panorama desalentador, el UNFPA indicó en su página web que acentuará en la visión definida en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, así como en las metas contenidas en los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). A la vez puso en marcha el Plan Mundial de Respuesta para responder a los devastadores efectos socioeconómicos del covid-19. 

La Agenda 2030 tiene por objeto asegurar la salud, los derechos y la dignidad de las personas; y la crisis de salud pública mundial actual no debe impedir su consecución.

A tal fin las operaciones del UNFPA se centran en tres prioridades estratégicas: continuar los servicios e intervenciones de salud sexual y reproductiva. Incluye protección del personal sanitario; hacer frente a la violencia de género; y, asegurar el suministro de anticonceptivos modernos e insumos básicos de salud reproductiva. (I)

Se reducirán avances en violencia de género
El Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) teme que la pandemia socave la labor dirigida a poner fin a la violencia de género en el mundo, incluidas las prácticas nocivas como la mutilación genital femenina y el matrimonio infantil.  

Esto afectaría gravemente un tercio de los avances alcanzados en aras de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030.

Si el confinamiento se prolonga durante 6 meses se prevén 31 millones de casos más de violencia de género.

La problemática se agrava porque la violencia de género sucede en todos los países, en todos los grupos sociales y económicos, resalta el estudio entre el UNFPA, Avenir Health y las universidades Johns Hopkins de Estados Unidos y Victoria de Australia.

“Este tipo de violencia mina la salud, la dignidad, la seguridad y la autonomía de las víctimas”, añade el estudio.

A mediano plazo, el factor determinante más significativo son los efectos derivados de las órdenes de permanecer en casa y las medidas que restringen la circulación, que aumentan la exposición de las mujeres a la violencia infligida por la pareja.

Además, contribuyen problemas de los hogares y las presiones económicas crecientes.

De hecho, ya hay señales que apuntan al aumento del volumen de llamadas telefónicas directas de prevención de la violencia, o los informes de los medios de comunicación sobre el aumento de los homicidios y la violencia intrafamiliar. (I)

Te recomendamos

Las más leídas