La huella per cápita en Ecuador se incrementó 6,11% en 2008 y 2009

Ciudades inteligentes, clave para reducir CO2

- 17 de junio de 2015 - 00:00

La huella per cápita en Ecuador se incrementó 6,11% en 2008 y 2009

En el siglo XXI surge el concepto “ciudad inteligente o smart city”, que promueve un tipo de desarrollo urbano que sea ambientalmente sostenible y que responda adecuadamente a las necesidades básicas de los ciudadanos.

A finales de este año se celebrará en París la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático COP21. Este encuentro es importante porque se delinearán los compromisos de más de 100 países para mantener el calentamiento global en 2° centígrados.

En ese marco, la embajada de Francia realizó el seminario “Ciudades Inteligentes, Innovadoras y Participativas”, para debatir sobre transporte y movilidad, transición energética y seguridad.

José Vicente Gaviria, gerente del proyecto “Plataforma Tecnológica” de la Asociación de Municipalidades Ecuatorianas, asegura que la meta de la COP21 es bastante ambiciosa. Cree que una reducción de la temperatura global podría ser posible, pero a largo plazo.

Para Gaviria, promover las ciudades inteligentes sería un gran aporte para este cometido. “Hay un plan muy interesante, el de París 2050 que se visualiza una verdadera urbe inteligente. En nuestro país debemos tener propuestas muy claras a futuro”, sostuvo.

París en 35 años más planea implementar torres con viviendas ecológicas, edificios que atrapan las partículas contaminantes y otras construcciones capaces de realizar la fotosíntesis. La capital francesa prevé reducir el 75% de emisiones de gases de efecto invernadero.

Ecuador aún no tiene ciudades inteligentes, pero según Gaviria hay esfuerzos notables para caminar hacia ese fin. De hecho destaca la construcción de las 8 hidroeléctricas cuya finalidad es el aprovechamiento de energías renovables.

Cita la propuesta de incluir autos eléctricos, el Metro de Quito y la implementación a futuro de paneles solares en los 221 municipios del país.

Con respecto a la tecnología, pide más interconexión. “Aproximadamente el 90% de los municipios en Ecuador no cuenta con una infraestructura tecnológica adecuada”.

El reto: una ciudad inteligente y ambientalmente sostenible

Todas las actividades que realiza el ser humano implican un impacto. Esto es conocido como la huella ecológica. Según el último estudio del Ministerio del Ambiente de 2008-2009, la huella ecológica nacional se incrementó en 8%, y la huella per cápita en 6,11%.

Las mayores emisiones de dióxido de carbono en el país alcanzaron el 34% y se produjeron por la obtención de materia prima, tratamiento de desperdicios, manufacturación y transporte.

A nivel general las ciudades son responsables del 60% de las emisiones de CO2, de ahí la necesidad de construir un nuevo modelo de urbes.

Las publicaciones científicas detallan que los proyectos como Smartcity Málaga y Smartcity Barcelona provocarían ahorros en eficiencia energética que superan el 40%.

En materia de alumbrado público con la implementación de tecnologías LED y sensores de presencia, por ejemplo, se producirían ahorros incluso superiores.

Germán González, arquitecto de Alcatel-Lucent para la Región Andina, sostiene que es urgente promover a futuro las ciudades inteligentes. Considera primordial implementar una robusta red de fibra óptica y banda ancha para mantener conectada a la ciudadanía.

“Ojalá que esta supere los 70 u 80 megabytes por segundo. Se necesita una red inteligente que funcione como una autopista”, comenta.

¿Cómo la tecnología fomenta una ciudad sostenible? Si los ciudadanos del futuro tienen acceso a redes rápidas podrán, entre otras cosas, tener acceso a varios servicios como el Gobierno en línea o educación a distancia.

También se contará con parqueos inteligentes, que permitirán a un ciudadano conocer en qué lugares podrá estacionar su auto y así evitará dar vueltas continuas gastando no solo gasolina, sino también emitiendo más CO2. (I)

Datos

En una ciudad inteligente conviven de forma armónica la inversión social, el capital humano, las comunicaciones con el desarrollo económico sostenible.

En el seminario “Ciudades inteligentes, innovadoras y participativas” se planteó que  Singapur, Tel Aviv y Londres son localidades que se han caracterizado por implementar un modelo de desarrollo más sostenible.

Jaime Izurieta, de la Secretaría de Desarrollo Productivo del Municipio de Quito, señaló que las urbes deben brindar espacios de arte callejero, zonas de arborización y sitios para diálogo ciudadano.

Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, los países deben tomar medidas drásticas al 2050, pues el crecimiento económico y demográfico tendrá un impacto medioambiental y social sin precedentes.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: