Los bachilleres de zonas rurales vencen la lejanía

- 23 de febrero de 2019 - 00:00
Los estudiantes del cantón Samborondón (Guayas) ayer celebraron su graduación en el coliseo municipal.
Foto: William Orellana / EL TELÉGRAFO

La Unidad Educativa Fiscal Samborondón (Guayas) incorporó a 241 adolescentes. Colegiales viajaban en canoas y mototaxis para llegar puntualmente a clases.

Elías Gómez y Lady Aldaz, ambos de 17 años, realizaron  viajes de 40 minutos en canoas para acudir diariamente a la Unidad Educativa Fiscal Samborondón (en Guayas).  

Por tres años los jóvenes que viven en el recinto San Juan (zona rural de Samborondón) usaron este transporte y un transbordo en mototaxis para prepararse en el plantel público.

Este viernes los jóvenes, por última vez, pasaron por eso, pues llegaron hasta el Coliseo Municipal para graduarse de bachilleres.

Elías, Lady y 239 compañeros de las jornadas matutina, vespertina y nocturna desfilaron por una alfombra verde para incorporarse.

Según el Ministerio de Educación (MinEduc),  en Guayaquil, Durán y Samborondón 53.627 adolescentes cursan el último año en los colegios.

La promoción XXXVIII la integran 133 mujeres y 108 hombres. El 50% de ellos son originarios de recintos alejados de la institución, la cual alberga a 1.820 alumnos  y 82 docentes. 

Lady recordará este día  por los sismos ocurridos en  la mañana. Ella escuchó un estruendo en su casa cuando se alistaba para ir a la ceremonia. 

“Antes de subir a la canoa tenía temor de que ocurriera otro y esta se hundiera”. Sin embargo, esto no sucedió.

La joven obtuvo su título junto a sus demás compañeros de salón. “Ahora siento que todas las veces que llegué mojada valieron la pena”.

Lady anhela obtener un cupo en la Universidad de Guayaquil y cursar la carrera de Medicina.

Elías también recuerda que tenía que levantarse a las cinco de la mañana para llegar puntual al colegio.

“En invierno llegaba con las medias mojadas cuando llovía. Sabía que debía cumplir por el sacrificio que hacían mis padres”.

Al igual que ellos, existen otros siete jóvenes del recinto San Juan que ayer se graduaron y ocho que cursan el bachillerato. Con ellos compartían la misma canoa.

“Estoy muy feliz de graduarme, pero a la vez siento nostalgia porque ya no veré a mis compañeros. Empiezo una nueva etapa y quiero convertirme en profesional”.

Él continuará su formación superior en la Universidad de Milagro, donde seguirá Acuacultura.

Por ello, aconseja a los jóvenes que continúen preparándose sin importar las circunstancias adversas.

Premian a mejor estudiante
Durante la ceremonia, Nayeli Desiderio, de 17 años, recibió una medalla y un diploma por ser la mejor puntuada de la institución con 9,52/10.

“Este es un día especial porque he alcanzado una meta más en mi vida. Es resultado del esfuerzo constante que hice en todo este tiempo”.

Ella, que vive en el recinto El Carmen, superó barreras como los largos viajes para llegar a la institución y buscar sitios donde alquilan computadoras con internet, pues dichos negocios escasean en la zona rural. 

La nueva bachiller agradece el apoyo que recibió por parte de su familia. “Como ellos dicen: la única herencia que nos pueden dejar es la educación”. Ahora planea inscribirse en la carrera de Ingeniería en Administración con énfasis en Negocios Internacionales en la Universidad de Guayaquil.

Cindy Piedra, de 17 años, es otra de las chicas que obtuvo un buen puntaje: 9,45 / 10. Para ella, su incorporación significa el fin de una etapa y el inicio de un nuevo camino. Ella aspira a cursar la carrera de Medicina.

Por su parte, Arlem Valverde, de 18 años, llevó a la graduación a su hija Hada.

Ella expresó que convertirse en madre a los 17 no impidió completar la secundaria. Al contrario -agrega- su niña  fue una motivación.

Ahora desea ingresar a la alma mater para “darle un mejor futuro”. Ella anhela registrarse en la carrera de Oftalmología. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Somos Familia
Somos familia

¿Buscas la armonía en tu hogar? Aquí encontrarás algunas ideas para aplicar con tus hijos.

Suscribirse Ejemplo