ENTREVISTA

Ana Altamirano: "La leche de vaca provee a nuestro cuerpo proteína de alto valor biológico"

- 01 de octubre de 2020 - 08:31
Tomada de Internet

Un vaso de apenas 200 ml se obtienen 300 mg de calcio. Este producto presenta riesgo si la persona es intolerante a la lactosa.

La leche es fuente de aminoácidos esenciales, contiene péptidos bioactivos, ácidos grasos saludables, es rica en vitamina A, contiene vitaminas del complejo B, suple las carencias de vitamina D, s un importante aporte de calcio.

La lista de beneficios es larga. Aún así hay quienes argumentan que no siempre es buena para la salud, incluso sugieren reemplazarla por otras alternativas. La nutricionista Ana Altamirano, de Pasteurizadora Quito S.A., se refiere al tema en una entrevista con este Diario.

Hay muchos mitos en torno a la leche de vaca y su consumo, ¿por qué hay versiones que dicen que es un riesgo para la salud?

La leche puede representar un riesgo siempre que la persona presente alguna condición patológica que prohíba su ingesta, como alergia o intolerancia a algunos de sus componentes. El más común es la intolerancia a la lactosa, pero hoy en día en el mercado encontramos leche deslactosada que representa un alimento seguro para este grupo, ya que es adicionada con lactasa que es la enzima que digiere la lactosa; las personas con intolerancia a la lactosa carecen de dicha enzima.

Cabe recalcar que la lactosa se la conoce también como el azúcar de la leche y para ser digerida depende en su totalidad de la enzima llamada lactasa.

Si la leche es sinónimo de calcio, ¿se debe consumir en todas las edades?

Sí, el contenido de calcio de la leche es beneficioso para todas las edades, especialmente en personas que se encuentran en período de crecimiento como niños y adolescentes, así como también en personas de la tercera edad, que en cambio lo deben ingerir para evitar una desmineralización ósea.

Cuando hay complicaciones con el hígado o intolerancia a la lactosa, ¿es beneficioso consumir leche deslactosada?

La leche deslactosada es beneficiosa exclusivamente en personas con intolerancia a la lactosa. Cuando existe alguna complicación hepática, es necesario determinar el tipo de leche (descremada o semidescremada) y también la porción de leche al día, especialmente por su aporte de proteína, en estas y otras patologías es recomendable la ingesta de proteínas de alto valor biológico.

Las alternativas que hay en el mercado, como leche de almendras y otras, ¿cumplen la misma función que la leche de vaca?

Las bebidas vegetales no son leche; leche es la sustancia extraída de un mamífero, la más consumida debido a que posee innumerables cualidades es la leche de vaca, su principal propiedad es la calidad y cantidad de proteína.

La leche de vaca provee a nuestro cuerpo proteína de alto valor biológico; en cada porción de 200 ml se obtiene un aporte de entre 7 y 8.5 gr de proteína de alto valor biológico, es decir que se va a absorber, y aprovechar de una manera eficaz en comparación con la bebida de almendras que provee una proteína vegetal, es decir su proteína es de baja calidad, siendo hasta 7 veces menor que la proteína de la leche de vaca

La leche de vaca además brinda otros beneficios como es el aporte de calcio al cuerpo humano, en un vaso de apenas 200 ml se obtienen 300 mg de calcio, al sustituir la leche de vaca por otras bebidas se debe tomar suplementación de calcio o a su vez consumir alimentos fuentes de este nutriente para cubrir con sus requerimientos diarios.

Algunas bebidas comerciales como ejemplo, las de almendras, por lo general contienen aproximadamente un 2% de almendras, siendo el resto de su contenido alto en azúcares. Lo más recomendable es consumir las almendras al natural.

¿En qué cantidades, dependiendo de la edad, hay que consumirla?

Niños: entre 2 y 3 vasos al día, se puede consumir la leche sola o en batidos, o incluso leche saborizada o con avena, dentro de una comida principal o un refrigerio. Adolescentes: 4 vasos al día; juventud: 3 vasos al dí; adultez: 2 vasos al día. Vejez: de 3 a 4 vasos al día; embarazadas mayores de 18 años: 3 vasos al día; madres en período de lactancia: 3 a 4 vasos al día

Si la leche pasa por un proceso de pasteurización, ¿por qué, en muchos casos, es necesario hervirla?

Si la leche ha sido pasteurizada ya no necesita ser hervida, al contrario, la leche que no está pasteurizada representa un alto riesgo para la salud aún después de haberla hervido, ya que algunas bacterias patógenas solo mueren con la pasteurización.

Los productos pasteurizados y ultra pasteurizados se diferencian principalmente por el tiempo de durabilidad del producto, estos procesos hacen que las bacterias se eliminen completamente sin perjudicar a la composición del alimento.

La pasteurización consiste en calentar el alimento a 72 grados centígrados hasta 20 segundos y enfriarlo rápidamente a 4 grados, en cambio la ultra pasteurización calienta el alimento a 150 grados y se enfría a 4 grados. Los dos métodos conservan el valor nutricional de la leche y lo convierten en un producto seguro y apto para el consumo, y, que además brinda mayor tiempo de consumo.

¿Hasta qué edad es recomendable su consumo y cuál es el mejor horario?

Es recomendable en todas las edades, y su consumo podría ser a cualquier hora del día, sin embargo, en la mayoría de planes alimenticios se recomienda en la mañana y en la noche o a su vez como refrigerios a media mañana o a media tarde. Durante el día se la usa en preparaciones junto con otros alimentos como sopas, guisos, postres, batidos, etc.

En los primeros años de vida se recomienda el consumo de leche entera, ya que su importante aporte de grasa es muy útil para el desarrollo de los niños.

En la adolescencia se recomienda consumir leche semidescremada, en este grupo se van a beneficiar parcialmente de la grasa de la leche y de la totalidad del aporte de proteína, vitaminas y minerales.

En los adultos se recomienda usar leche descremada, incluso no solo en quienes quieren controlar su peso, sino en aquellas personas que necesiten disminuir sus valores bioquímicos de colesterol, triglicéridos, entre otras; sin dejar de lado que el contenido de proteína en esta leche sigue intacto dando un beneficio principalmente en la estructura muscular.

En el grupo de la tercera edad, es recomendable consumir leche semidescremada o descremada, aquí va a depender de la condición de cada persona.

En madres embarazadas y en período de lactancia se recomienda consumir leche semidescremada o descremada, las dos brindan el mismo aporte de proteína y calcio que se requiere en esta etapa.

Para aquellas personas con intolerancia a la lactosa, es necesario consumir leche deslactosada, que al igual que las anteriores presentaciones, brindan los mismos beneficios nutricionales.

La leche con extra proteína es recomendable para aquellos deportistas que quieren mantener una dieta alta en proteínas, y que mejor si son de alto valor biológico, cuyo aporte brinda un 25% adicional de proteína en comparación a las anteriores.

También es muy útil en personas en período de crecimiento como niños y adolescentes, este beneficio actúa en el desarrollo de su masa muscular. Y en aquellas personas que han llegado a la tercera edad y quieren evitar un deterioro muscular, también se recomienda ingerir la leche con extra proteína. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP