Ambato es pionera en el cuidado de la fauna urbana

08 de abril de 2014 00:00

En la pared del teatro Casa Blanca, de la Universidad San Francisco de Quito, se proyecta una fotografía donde aparecen 2 hombres. Uno es veterinario y el otro un ilustre escritor ambateño, el mejor orador de todos los tiempos. Se trata de Juan Montalvo, quien carga en sus brazos 2 cachorros: un perro y un gato. La leyenda derecha dice: Albergue Temporal para animales domésticos GAD Municipal.

Diego Barrera, administrador del centro de rescate, es el hombre que aparece en la fotografía. Se emociona. Dice que la proyección también se exhibió en la rendición de cuentas del Municipio de Ambato, y todos quedaron contentos al ver la labor que el gobierno seccional realiza por la fauna urbana.

Este Albergue Temporal funciona en medio de un relleno sanitario, en Izamba (Ambato), desde 2010. Es la ciudad pionera del Ecuador en implementar un refugio para el rescate y ayuda de los animales con apoyo municipal, cuenta Barrera. Reciben un presupuesto anual de $ 100.000 y tienen espacio para 80 canes y 30 felinos. Además cuentan con vehículos de rescate animal, áreas de cirugía y laboratorios. Una de sus políticas para entregarlos en adopción es la esterilización. En 4 años han esterilizado a 8.879 animales, 2.250 perros y gatos han sido adoptados y 2.806 fueron rescatados.

La Constitución responsabiliza al Estado Central y a los gobiernos autónomos descentralizados sobre el manejo de la fauna urbana; sin embargo, en algunos casos esto no ocurre. Son las fundaciones animalistas las que deben solucionar el problema de la sobrepoblación y abandono, especialmente, de gatos y perros. Aunque algunos municipios tienen jornadas de esterilización, como el de la capital, no es suficiente para llegar a una política pública, dice Diego Barrera. “Hace falta compromiso de todos”.

La organización Ecuador Natural y Defensa Animal (Enda) sobrevive con donaciones y la venta de kits de recolección de desechos y placas de identificación, dice una de sus fundadoras, Carolina Redín. Algunos gastos sobrepasan los $ 150. El Grupo Operativo de Rescate Animal (Gora) organiza rifas para solventar sus gastos, entre los que están cirugías por atropellos y heridas por maltratos. No hay datos concretos de cuántos perros y gatos callejeros existen en el país, algunas publicaciones detallan que más de 400.000, sumados a 3.000 que están en refugios de organizaciones pequeñas (sin contar las grandes).

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que en el mundo hay entre 1.500 y 2.000 millones de canes, de todas las razas. Es decir, un perro por cada 5 habitantes en países desarrollados y 2 perros por cada 5 habitantes en países subdesarrollados.

Las páginas de Facebook de las asociaciones son un muro de revelación. Por ejemplo, hace días la Fundación Segunda Oportunidad posteó el caso de un perro que apareció muerto y sin ojos. Otro caso se dio en Cuenca, donde se intentó lanzar a un animal con las patas amarradas al río, afortunadamente cayó en la calle y fue rescatado.

Esta realidad y la necesidad de impulsar políticas públicas, ahora que las autoridades municipales electas están por posesionarse el 14 de mayo, impulsó a que más de 50 miembros de organizaciones ambientalistas, académicos y algunas autoridades públicas participen en el I Foro Internacional: Políticas Públicas y Manejo de Fauna Urbana, que organizó Terra Animal.

Fernando Arroyo, su director, instó a todas las fundaciones a trabajar en conjunto para aplicar la legislación actual (datos). En su discurso, dijo que el trato a los animales, refleja lo que es una sociedad.

Terra Animal aplicó una encuesta a 9 organizaciones de bienestar animal en el país. Los líderes coincidieron en que la falta de presupuesto y apoyo municipal son 2 problemas que enfrentan. Tildan de ‘muy mala’ la gestión seccional, pero al tiempo reconocen que tienen poco contacto con los municipios. Consideran que la educación a la ciudadanía es lo primordial para conseguir el bienestar animal.

Andrea Scacco, concejala electa del Municipio de Ibarra, explicó que la ciudad tiene una ordenanza municipal sobre prevención del maltrato animal y conservación de fauna urbana, pero no ha habido el empoderamiento necesario. “Es una linda letra, pero muerta”, dice. Por ello, comprometió todo su apoyo para trabajar con las 5 organizaciones de su ciudad en planes de esterilización, rescate y refugio.

Etilvia Vallejo, de la Secretaría de Medio Ambiente de la Alcaldía de Medellín, contó que desde 2005 en su ciudad hay una fuerte política pública de fauna urbana. 65 personas trabajan con 1.500 animales en el refugio municipal. Se encargan de la esterilización y de educar a la ciudadanía. Hacen valoraciones etológicas a los perros para verificar que su comportamiento es compatible con sus nuevos dueños.

Datos

Artículo 145 de la Constitución, responsabiliza a los municipios sobre el manejo de la fauna urbana.

Artículo 123 del Código Orgánico de la Salud reconoce que la tarea es de los municipios y las autoridades de salud.

Artículo 54 del Código Orgánico de Organización Territorial, Autonomía y Descentralización plantea la aplicación de políticas integrales para la fauna urbana.

Ordenanza municipal 0128 habla sobre la tenencia responsable de animales y la competencia de la autoridad municipal en el Distrito Metropolitano de Quito.

En el Albergue Temporal de Ambato, una de las políticas para entregar a los animales en adopción es la esterilización. Foto: Archivo.
Lectura estimada:
Contiene: palabras
Tags:

Contenido externo patrocinado