Portafolio Gráfico

El aumento del caudal en los ríos de Cuenca altera la paz de los ribereños

Tras varios días de sequía, los principales afluentes de la capital azuaya disminuyeron su cantidad de agua, pero a fines de este mes uno de ellos prácticamente se desbordó por las lluvias.
11 de diciembre de 2016 00:00

El caudal de los ríos que atraviesan Cuenca y que abastecen las plantas de agua potable se redujo hace dos semanas de forma considerable, debido a la sequía que soporta la región.

Así, por ejemplo, el río Tomebamba, cuyo caudal promedio está entre los 5 y 6 metros cúbicos de agua por segundo, fue de 0,23 m³/seg, convirtiéndose en algunos tramos en solo un riachuelo. Sin embargo, en los últimos días, un fuerte aguacero elevó los caudales.

Las precipitaciones tomaron por sorpresa a los cuencanos, ya que hace más de un mes que no caía un fuerte aguacero sobre la capital azuaya. Sectores que están en las riberas del Machángara, al norte de la ciudad, fueron los más afectados.

Las vías lucían anegadas y algunos vehículos se quedaron inhabilitados. El que más creció fue el Machángara que se desbordó. Las autoridades del Municipio hicieron un recorrido por los sectores afectados. (I)

Foto: Fernando Machado / El Telégrafo
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado