Portoviejo transforma su centro histórico

- 21 de junio de 2018 - 00:00
La regeneración del centro de Portoviejo empezó en la tradicional calle Colón, históricamente recordada como la principal vía de la capital manabita en los años 20.
Fotos: Rodolfo Párraga / El Telégrafo

El proyecto será entregado a la ciudad el próximo 14 de julio, el peatón es el beneficiado con la obra, que además prevé recuperar nueve inmuebles patrimoniales. Se busca financiamiento.

La calle Colón, donde nació Portoviejo, muestra sus mejores galas. Esta arteria de 150 metros de longitud y 11 manzanas que están ubicadas en el casco colonial y zona central de la capital manabita fue sometida a un proceso de regeneración urbana.

Todo empezó hace un año. Tras los daños que causó el terremoto del 16 de abril de 2016 en la denominada zona cero, este lugar tiene una nueva imagen.

Recorrer la zona regenerada transporta a quien lo hace a tiempos coloniales. En este proyecto de recuperación del centro histórico que emprendió el Municipio, tiene un alto grado de importancia el peatón.  

La idea es que la gente vuelva, ya pasó el terremoto y los espacios del centro han sido diseñados para que los habitués se desplacen con seguridad y sobre todo con confort, afirma Rosa María Fernández, directora del departamento de Planeamiento Urbano del cabildo local.

La calle Ricaurte que se une con la Colón muestra en sus alrededores cómo los espacios fueron trabajados para que el peatón tenga amplitud.

Hay veredas que tienen desde 1,20 metros de ancho hasta las más amplias de 4,5 m. Todo forma parte de los cinco ejes temáticos que fueron la hoja de ruta para recuperar a este sector.

Fernández cuenta que lo primero fue trabajar considerando el bienestar de las personas, también se articuló el proyecto partiendo desde lo urbano en conjunción con los ecosistemas, es decir desarrollar, pero con proyección a una ciudad verde.

Otro de los elementos fue facilitar la accesibilidad del peatón, por eso las amplias veredas. No deja de lado la identidad de Portoviejo que es una ciudad comercial, por ello la tendencia es desarrollar ese eje.

Por último se busca que la ciudad, partiendo del centro, sea una urbe inclusiva, es decir garantizar que los que habitan en el centro estén enlazados con todo tipo de actividades, resalta Fernández.

Los $ 11 millones son recursos propios y se han invertido minuciosamente. Todas las veredas están recubiertas con adoquines que fueron trabajados a medida.

El motivo del diseño, que fue creado por técnicos del Municipio, fue la silla en forma de U que es un elemento distintivo de la cultura Manteño-Huncavilca.

El mobiliario urbano también es novedoso. No se ven las bancas de metal con asientos y respaldares de madera. La innovación llegó en los asientos, bancas, mesas de centro y hasta los basureros que son de concreto pulido. En algunos tramos estos accesorios fueron pintados de colores vivos y hacen resplandecer la calzada.

La iglesia de la Virgen de La Merced es uno de los sitios mas representativos del centro de la urbe donde confluyen los creyentes.

La iglesia La Merced, el edificio de la Gobernación y muchos inmuebles privados tienen mayor valor agregado, comenta Segundo Loor, quien posee un negocio en la zona regenerada.

“Hemos soportado durante un año y después del terremoto una serie de molestias que causan las obras, pero ahora que está casi listo es regocijante”.

Indica que “a muchos llama la atención que el espacio para los vehículos se redujo, hay pocos lugares donde estacionarlos, pero debemos adaptarnos al cambio que en este caso es muy bueno”.

Patricio Lozano camina todos los días por el centro de la ciudad. Todo el entorno está de primera, hay que también ayudar en la restauración de las casas coloniales que soportaron el terremoto y son parte de la historia.

En ese sentido, Fernández comenta que hay censados nueve inmuebles coloniales, “ya está listo el proyecto, solo esperamos las vías de financiamiento”. (I)

------------------------

El parque Las Vegas forma parte de la regeneración

A través de la calle Ricaurte, como una especie de cordón umbilical, el parque Las Vegas que está sobre la margen derecha del río Portoviejo, se une al casco colonial. Hacen una simbiosis urbanística que pone en escena lo antiguo con lo moderno.

Este parque fue construido con una inversión que sobrepasó los $ 7’600.000. Se trata de un proyecto que se levantó en un área de 10.000 metros cuadrados (m2). Tiene un teatro a cielo abierto, camineras, ciclovías.

“La conexión es única, uno puede venir en bicicleta, recorrer el centro histórico y además bajo la sombra de los árboles descansar en las  zonas regeneradas”, comentó Fabián Pinargote quien vive en la zona de Andrés de Vera, cerca del terminal terrestre.

Para garantizar la seguridad tanto en el parque como en la zona colonial el Municipio dotó al sector de guardias de seguridad. Recorren especialmente en el día sobre bicicletas el lugar.

Esos vehículos les permiten moverse por todo el sector. Además asisten a las personas que llegan al lugar como guías tanto del parque como del centro.

La mayoría de visitantes opta por relajarse en el humedal al que se puede acceder a través de un sendero que los lleva hacia el interior de este ecosistema, lleno de flora y fauna nativa. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: