12 operadoras aéreas de Pastaza afrontan tres problemas

19 de noviembre de 2013 - 00:00

La falta de combustible, el mal estado de las pistas y las lluvias afectan a las operaciones aéreas desde y hacia el aeropuerto Río Amazonas, en Pastaza.

La pista se encuentra en la parroquia Shell, a 10 minutos de Puyo. Las oficinas y los hangares de las empresas privadas, que operan en las provincias de Pastaza y Morona Santiago, son visibles desde la vía principal de acceso.

En ese lugar, que es paso de un circuito turístico comprendido entre Baños de Agua Santa y Puyo, han prestado sus servicios por varios años las operadoras Aéreo-Ztenza, TAO, Alas de Esperanza, Alas de Socorro, Aéreo Regional, Escuela de Aviación Pastaza, Aéreo Conexos, Sankip, Fundación Amazónica, Interpropec, Amazonas Air y Aeroka.

Sin embargo, todas tienen los mismos problemas que han sido afrontados por los directivos y que les han obligado a paralizar sus operaciones.

Las avionetas que tienen las empresas son Cessna 172 y 206 con capacidad para 3 y 5 pasajeros.

Para movilizar las aeronaves se requiere gasolina Avgas de 100/130 octanos, que les proporciona Petroecuador desde su distribuidora en Guayaquil, a un costo de 6,41 dólares por galón.

Mensualmente, las 12 compañías asentadas en Shell requieren 40 mil galones de combustible, para su trabajo normal.

Una redistribución efectuada en meses pasados tan solo fijó un cupo promedio de 600 galones para cada una.

Tito Herrera, presidente de la Asociación de Operadores Aéreos de Pastaza, comunicó que aproximadamente 6.700 personas utilizan cada mes este servicio para llegar y salir de sus comunidades.

Cuando no hay inconvenientes, las empresas realizan un promedio de 65 vuelos al día.

La tarifa promedio fijada por todas las empresas bordea los 330 dólares por una hora de vuelo. Este costo se divide entre quienes utilizan una aeronave.

En este sector del Ecuador, las avionetas son el único medio de transporte para los habitantes de unas 400 comunidades indígenas Quichua, Shuar, Achuar, Zápara, Huaorani, entre otras, de Pastaza y Morona Santiago.

Por ahora y gracias a un clima óptimo, las empresas no tienen inconvenientes para cumplir su labor cotidiana. Pero cuando las lluvias son permanentes, entonces se restringen los vuelos.

Hace 2 meses, cada empresa perdió aproximadamente 5.000 dólares al día por la paralización de sus aeronaves.

David Montero, director de la empresa Alas de Socorro, indicó que cuando las condiciones atmosféricas son favorables cumplen aproximadamente 8 vuelos por día, con sus 4 avionetas.

Esta empresa fijó el costo del vuelo en 330 dólares. La aerolínea, gracias a un convenio con la Dirección Provincial de Salud, cumple las misiones de ambulancia aérea y traslada a los pacientes del interior de la selva hacia los centros hospitalarios de Puyo.

Ayer, Mónica Andi arribó a Shell de la comunidad Pacayaku. Después se dirigió a Quito para visitar a un familiar que está enfermo.

“Sino existieran estas naves, adentro nos moriríamos sin que nadie se enterara. Sin embargo, está complicado aterrizar por causa del mal estado de las pistas”.

Israel Viteri, gerente de la empresa de Servicio Aéreo de la Nacionalidad Kichwa de Pastaza (Sankip), aseguró que la mayoría de las más de 200 pistas de aterrizaje que se encuentran en las comunidades, de Pastaza y Morona Santiago, estaría en malas condiciones.

“Lamento que las autoridades no nos apoyen para mantener estas obras en buen estado. Frente a esto, los comuneros, con machete en mano, hacen lo que bien pueden. Esto nos preocupa pues podrían ocurrir accidentes”, puntualizó.

Danilo Orbe, presidente de la Escuela de Aviación Pastaza, expresó igualmente su preocupación debido a que la pista del aeropuerto Río Amazonas de Shell no contaría con todas las condiciones para operar.”

Por esta razón, la escuela que dirige debió trasladar sus equipos y alumnos hasta Guayaquil, con el fin de cumplir la etapa de instrucción nocturna, lo que demanda costos elevados.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP