Una ‘ardilla’ francesa ayuda a sofocar incendios

17 de noviembre de 2013 00:00

Los incendios forestales desatados en la provincia del Azuay, en días anteriores, tuvieron respuesta por parte de varios organismos de socorro, entre ellos, el Aeropolicial (helicóptero) que ayudó a sofocar los sectores más complicados de la montaña.

El Ministerio del Interior entregó la moderna aeronave a la Policía.

El aparato cuenta con un dispositivo llamado “Bambi bucket”, una bolsa plegable que puede trasladar hasta 1.000 litros de agua para ser lanzada de forma técnica sobre el fuego. Posee una bomba eléctrica de succión de alto caudal, lo que le permite abastecerse del líquido en un reservorio, laguna o un río en un par de minutos. Tiene una potencia de 400 litros por minuto.

Durante el flagelo ocurrido en Soldados, en las afueras de Cuenca, este dispositivo acudió a reservorios cercanos y efectuó más de una docena de descargas, lo cual fue clave para que el fuego no avance a sectores poblados, indicó Julio Ibujes, piloto.

Cuatro aeronaves similares adquirió el Gobierno, por $ 4 millones, para el servicio de la Policía

La capacidad de carga del ‘Bambi’ depende de las condiciones de vuelo. En el caso de este incendio, por su altura, lo adecuado fue trasladar 400 litros por descarga.

“Un peso mayor impediría un adecuado trabajo del helicóptero”, sostuvo.

La nave es un modelo AS350 B3 Ecureuil (ardilla, en francés) de 2012. Es un monomotor fabricado por la compañía del Grupo Eurocopter. El país ya cuenta con cuatro de estas aeronaves al servicio de la Policía.

Tiene la capacidad para llevar seis personas (piloto, copiloto y cuatro pasajeros). El Gobierno invirtió alrededor de 4’000.000 de dólares en su compra. En este valor se incluye el equipamiento especial como el “Bambi bucket”, una camilla para emergencias y un faro de alta potencia para búsquedas nocturnas.

La nave puede volar continuamente por 3 horas y media en condiciones adecuadas y alcanzar una velocidad que bordea los 300 kilómetros por hora.

Su techo de altura está cerca de los 5.400 metros sobre el nivel del mar. De acuerdo a Ibujes, al ser un helicóptero moderno, posee un tablero digital que permite efectuar cálculos para conocer el peso, la altura, las condiciones de vuelo, el tiempo o si existe algún problema.

Además en su memoria interna registra un historial de vuelos que ayuda a los pilotos.

Siete personas a cargo del mantenimiento

Los costos de operatividad de esta aeronave ascienden a 800 dólares la hora de vuelo.

Por ello su trabajo debe ser lo más óptimo posible para que pueda brindar el servicio en diferentes situaciones.

En promedio, la Policía Nacional tiene previsto que el helicóptero vuele unas 40 horas mensuales, alrededor de 500 al año, con el objetivo de garantizar la seguridad ciudadana en casos de emergencias.

“El costo de una hora de vuelo es alta. En el sector comercial una hora de vuelo en un helicóptero similar supera los 2.000 dólares. La ciudadanía debe entender que el Aeropolicial se utiliza en casos de emergencias, como ocurrió con los incendios forestales”, aseveró.

En Cuenca, siete uniformados están a cargo del mantenimiento y servicio del Aeropolicial. Reconocen que hay un trabajo coordinado. “Si bien la imagen que se lleva la ciudadanía es del piloto, detrás existe todo un equipo especializado que permite que cada vuelo sea exitoso, técnicos preparados ante cualquier emergencia”, acotó.

Te recomendamos

Las más leídas

Contenido externo patrocinado