La zona del Chocó Andino cumplió estándares de conservación

- 26 de julio de 2018 - 14:54
La zona tuve un reconocimiento por la Unesco.
Foto: Archivo / EL TELÉGRAFO

“Esta es la séptima declaratoria de Reserva de Biosfera que obtenemos en el Ecuador y nos complace haber brindado el acompañamiento necesario para este proceso”, fueron las palabras de Tarsicio Granizo, ministro del Ambiente al destacar la declaratoria de la Reserva del Chocó Andino.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) anunció ayer, miércoles 25 de julio, que la zona del Chocó Andino, en Pichincha, fue incluida como uno de los 24 nuevos sitios que conforman la Red Mundial de Reservas de Biosfera.

Con esta declaratoria, son 686 puntos en total de reservas naturales en el planeta.

La mañana de este jueves, las autoridades de la Cartera del Ambiente y del Gobierno de la Provincia de Pichincha, ofrecieron detalles sobre este proceso que pone al Ecuador como un referente de la preservación de espacios verdes.

El prefecto Gustavo Baroja, explicó que este anuncio contribuye además a la preservación integral de los entornos naturales.

La zona del Chocó Andino se encuentra a 45 minutos de Quito y agrupa 20 bosques protectores, ocho tipos de ecosistema y se extiende en tres cantones (Quito, Pedro Vicente Maldonado y San Miguel de los Bancos).

Saadia Sánchez, directora de Unesco,  felicitó a las autoridades por alcanzar este ecosistema. Explicó que para que esta zona alcance el reconocimiento se tomaron en cuenta siete estándares, entre los que se encuentran las áreas conservadas, las especies agrupadas, entre otros.

"Las Reservas de Biósfera constituyen elementos fundamentales para la consecución del objetivo de desarrollo sustentable, sostenible, de desarrollos terrestres y para contrarrestar el cambio climático", reiteró.

Ecuador, hasta el momento, posee seis zonas de Reserva de biosfera declaradas oficialmente por la Unesco: Galápagos, Yasuní, Sumaco, Podocarpus-El Cóndor y el Macizo del Cajas.

Granizo explicó que cada Reserva de Biosfera del país cuenta con ecosistemas particulares que son aprovechados en forma sostenible por las personas que habitan en estos espacios. Añadió que en esta zona se encuentra gran variedad de aves y, sobre todo, el oso de anteojos, como uno de los animales emblemáticos. 

"Con la declaración de la Reserva ganamos visibilidad internacional, se genera pertenencia de los habitantes de esta zona, brindamos un valor agregado a los productos del lugar", expresó. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: