Parroquias de Quito rescatan sus tradiciones con actividades culturales

- 20 de agosto de 2018 - 00:00
Representación coreográfica y musical de Santo Tomás de Alangasí, sobre el enamoramiento a la mujer indígena.
Foto: Marco Salgado / El Telégrafo

Los 33 territorios rurales de la capital celebraron su encuentro anual con arte, oficios y emprendimientos. Calacalí fue la sede y le pasó el priostazgo a Nono.

Con 17 montajes escénicos culminó este domingo 19 de agosto el Vigésimo Sexto Encuentro Cultural de Parroquias Rurales de Quito, que se celebró con 15 actividades a lo largo de este mes.

La sede principal del evento fue Calacalí, al noroccidente de la capital, que le pasó el priostazgo a Nono, anfitriona de la edición 2019.

Los montajes constaron de danza, música y teatro, mediante los cuales 17 parroquias representaron pasajes de su historia en territorio.

Las propuestas encerraron romanticismo, drama y comedia. Llenaron los sentidos de las personas que concurrieron al estadio Parroquia Calacalí, recinto que acogió este domingo 20 de agosto la clausura del evento.

Alangasí realizó una coreografía folclórica en la que recreó las costumbres en torno al enamoramiento de la población indígena de su zona.

Amaguaña llevó adelante una representación sobre el maltrato de los hacendados hacia los huasipungueros, hechos dolorosos ocurridos hasta mediados del siglo 20.

Héctor Huacho, creador de la obra, comentó que el guion se inspiró en los relatos de su madre, Dolores Criollo (87 años), quien padeció los abusos de los hacendados.

“El hijo del patrón intentó abusar de ella; las violaciones de los dueños o de los capataces a las mujeres indígenas eran frecuentes. O cuando tenía que venir a servir a Quito a los patrones, la hacían dormir bajo las gradas o le daban colada de maíz sin nada, mientras los hacendados disfrutaban de exquisitos banquetes”, cita.

La puesta en escena de esta producción contó con 20 danzantes y 15 músicos.

Adriana Ortiz, coordinadora de Cultura en el territorio de la Secretaría de Cultura del Municipio de Quito, explicó que el propósito del encuentro es crear un espacio para hacer visibles las manifestaciones culturales de cada parroquia y, sobre todo, realzar su valores patrimonial, cultural y ancestral.

Participaron grupos de Alangasí, Conocoto, Amaguaña, Pifo, Tumbaco, Tababela, Chavezpamba, Nayón, Perucho, San José de Minas, Calderón, Nono, Nanegalito, Pacto, Nanegal, Gualea y Calacalí.

El sábado, en la primera jornada del Festival de Identidades, intervinieron las 33 localidades rurales de Quito; todas se han esmerado desde la apertura del certamen, a inicios de agosto.

Entre otras actividades se desarrolló una exposición de emprendimientos, en la que cada localidad mostró sus potencialidades; las del noroccidente, por ejemplo, exhibieron los productos derivados de la caña de azúcar: panela, jugo y cosméticos.

También hubo cabida para las artes y oficios, con las características que particularizan a cada poblado. “Tenemos las artesanías hechas con crin de caballo de Guangopolo, los canastos de Alangasí, los objetos tallados en piedra de San Antonio, el trabajo con frutos derivados de la miel de Llano Chico...”, resumió Ortiz.

Añadió que la organización de las reuniones le costaron al Cabildo alrededor de $ 500.000, incluido lo que se pagó por ampliar los graderíos del estadio de Calacalí y pavimentar su vía principal.

A cada parroquia se le entregó $ 4.500 para su participación; pero debían poner su contraparte. Nathaly Gallardo, presidenta parroquial de Conocoto, indicó que la entidad desembolsó cerca de $ 1.200 para financiar transporte, refrigerios, etc., incluido el IVA de los fondos recibidos. (I)

Costumbres
Patrimonio inmaterial
Este año se declaró Patrimonio Inmaterial de Quito a los cánticos tradicionales de la siembra del trigo que se realizan en la comuna Aloguincho de la parroquia Puéllaro; estos también formaron parte del evento.  

5 mil personas (estimado), sumó el fin de semana la cantidad de participantes y público en general.

Evento data de hace 18 años
La primera edición del encuentro se impulsó en 1993; por un tiempo se llamó Encuentro Interparroquial de Cultura. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: