La alcaldía de Quito destinó $ 520 mil a la renovación del circuito atlético

El acceso a nueva pista de La Carolina se restringiría

- 15 de marzo de 2016 - 00:00
Personal destinado a otros parques está asignado actualmente al cuidado exclusivo de la pista de La Carolina.
Foto: Daniel Molineros/ El Telégrafo

Por la colocación de un cerramiento de 1,10 metros, solo quienes practiquen atletismo podrían usar el espacio.

La Alcaldía de Quito no descarta restringir el acceso a la renovada pista atlética del parque La Carolina, tras los daños ocurridos la semana pasada en el espacio habilitado al público el 5 de marzo.

A través de un comunicado y en declaraciones a medios, el gerente de la empresa de Obras Públicas municipal, Alejandro Larrea, señaló que el Cabildo no descarta la posibilidad de cercar el anillo deportivo.

La administración estudia colocar un cerramiento de aproximadamente 1,10 metros de alto, que contaría con accesos controlados. Así, únicamente las personas que  practican atletismo podrían usar el anillo deportivo e incluso cruzar por esa zona del parque. La decisión se tomaría hasta finales de marzo.

Aquello se sumaría a las restricciones de uso de la pista que ya están en vigencia y a las que obliga el recubrimiento sintético de última generación que colocó el gobierno local sobre el circuito de práctica deportiva en el espacio público.

En total, son 8 las reglas que deben acatar los ciudadanos para usar e incluso poder pisar el anillo.

En primer lugar está prohibido que personas que no usen calzado deportivo circulen por la pista; esta norma excluye zapatos de fútbol, que no están permitidos ni siquiera para cruzar. Tampoco se permite que mascotas transiten sobre la pista, porque sus garras podrían dañar la superficie acrílica.

El cumplimiento de esta regla causa molestias entre algunas personas. Un ejemplo de ello es Janeth Carrera, quien ha tenido que utilizar otros espacios para trotar junto con su perro ‘Martín’. “Es lógico que con un material de primera, como el que usaron para cubrir la pista, no permitan el ingreso de perros. Está bien, aunque siento algo de rabia. Hasta septiembre (cuando empezaron los trabajos) venía con mi perro y aprovechábamos para trotar los dos”, dijo la semana anterior la mujer.

Por ello, el ama de casa se preguntó si fue una buena decisión el haber usado un recubrimiento tan sofisticado para un espacio al que tiene acceso todo tipo de personas.

La delicadeza del recubrimiento también vuelve imposible que motocicletas, bicicletas e incluso personas en patines puedan atravesar el anillo. Esta norma, sin embargo, fue de las primeras en ser violadas por funcionarios de entidades adscritas a la Alcaldía.

La semana anterior circularon en redes sociales denuncias acompañadas de fotografías que mostraban a agentes civiles de tránsito y bomberos con sus motos sobre el circuito recientemente abierto.

Hechos como esos habrían sido los que causaron el deterioro inmediato de la pista, que el martes pasado ya presentaba irregularidades y pérdidas del recubrimiento, a 3 días de su reapertura. Otras prohibiciones son el ingreso de comida, bebidas alcohólicas y el lanzamiento de basura.

Jorge Vergara, un atleta aficionado, coincide con Janeth Carrera en dudar sobre la idoneidad del uso de la cobertura acrílica para un sitio que solía ser de uso público y masivo a la vez.

La pista de La Carolina es utilizada por más personas que el circuito Los Chasquis, de la Concentración Deportiva de Pichincha (CDP).

Esta última, concebida para la práctica y la competición profesionales, es usada diariamente por unas 300 personas, 6 días a la semana, según los cálculos de Antonio Guevara, vicepresidente de la CDP. Eso equivale a que la pista Los Chasquis es utilizada por unas 7 mil personas al mes, en tanto que a la pista del parque capitalino acceden unas 10 mil personas mensualmente, según datos municipales.

A ello se añade que el organismo deportivo provincial ha adoptado medidas adicionales para cuidar la superficie de competición. Entre ellas está la adecuación de espacios extra para las prácticas de calentamiento y el control estricto del buen uso del espacio.

Además, la pista de CDP es inspeccionada de manera permanente y se cuenta todo el tiempo con personal y material para las reparaciones necesarias.

Con todas y estas previsiones, la Concentración Deportiva de Pichincha destina $ 10 mil anuales al mantenimiento de su pista, lo que hace presumir a su vicepresidente que el desgaste y, por tanto, la inversión será mayor en el caso del circuito del parque quiteño. (I)

DATOS

La intervención de la pista atlética de La Carolina se inició el 21 de septiembre pasado y sufrió retrasos en su conclusión debido al clima, según la Alcaldía.

La obra requirió una inversión de $ 520 mil y forma parte del proyecto Nueva Carolina, como denomina la Municipalidad a su plan de renovación del parque de 64 hectáreas, ubicado en el centro-norte de Quito.

La administración de Mauricio Rodas prevé invertir un total de $ 4 millones y se ejecuta en 4 etapas. Al momento se trabaja en la cuarta fase, en la que se intervienen las canchas de fútbol del espacio público.  

Una de las medidas adoptadas por la Alcaldía para garantizar el buen uso de la pista atlética es la integración de cuidadores de otros parques para que controlen el espacio deportivo.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: