Usos industriales de la biomasa para generación de energía

- 16 de julio de 2016 - 00:00

Dentro de las posibilidades de la humanidad para obtener energía renovable (electricidad, combustibles líquidos, sólidos o gaseosos) como una alternativa al agotamiento paulatino de los combustibles de origen fósil (petróleo y sus derivados) se encuentra el uso del potencial energético que tiene la materia orgánica, conocida como biomasa.

Esta fuente de energía ha sido empleada por los seres humanos desde su origen; un ejemplo claro del uso de biomasa con fines energéticos es la quema de leña o carbón vegetal, para cocción de alimentos o mejora de las condiciones térmicas de un espacio.

Dependiendo de su procedencia, usos y composición puede ser clasificada en: biomasa de origen vegetal procedente de residuos agroindustriales, bosques o cultivos energéticos, por ejemplo la caña de azúcar de la que se extraen biocombustibles; la biomasa de origen animal se obtiene de desechos animales que pueden ser utilizados para biodigestión (proceso de degradación biológica del que se obtienen gases combustibles) y la biomasa de origen humano que son residuos que generan las personas en sus actividades cotidianas.

Para hacer uso de esta materia prima, como fuente de energía, se han desarrollado varias tecnologías que permiten aprovechar el recurso de forma más eficiente. Estos procesos se dividen en termoquímicos y químico-biológicos.

La combustión es uno de los primeros procesos termoquímicos de aprovechamiento de la biomasa muy utilizados por el hombre. Es empleado con frecuencia a nivel doméstico, sin embargo, su rendimiento y eficiencia es demasiado bajo (la mayor parte del calor se disipa en el ambiente). Para que la combustión sea más eficiente, sin mayores desperdicios de energía, se han diseñado a nivel industrial cámaras de combustión que ayudan a utilizar todo el potencial y fuerza que guarda este recurso.

Con un proceso eficiente, el calor generado por la combustión se puede utilizar para generación eléctrica. Los requisitos técnicos que demandan estos sistemas de combustión son: un sistema de alimentación de biomasa que debe permitir un flujo constante, uniforme y sin atascos de la materia que se va a quemar; parrilla, donde se deposita el combustible y donde se realiza la mayor parte del proceso; el hogar, que es el recipiente donde se transfiere el calor generado por la quema de la biomasa hacia los sistemas de evacuación, con el objetivo de que no se sobrecaliente la caldera y un sistema de limpieza de gases que sirve para evitar la llegada de polvo, cenizas, óxidos de azufre y otros elementos que se producen en la combustión.

Este tipo de tecnología se está utilizando con frecuencia en la industria a nivel nacional e internacional con el objetivo de aprovechar sus propios residuos para producir la energía necesaria y así garantizar sus necesidades energéticas de funcionamiento, evitando con ello problemas ambientales importantes, derivados de la acumulación de desechos.

La industria maderera, incluidas las papeleras y algunas agroindustrias, como las de extracción de aceite de oliva, son ejemplos importantes en este campo, existiendo grandes compañías, como las azucareras de caña, que presentan inmenso potencial, mediante el aprovechamiento energético del bagazo.

En la industria la biomasa se utiliza como carburante en grandes calderas, que presentan en la mayor parte de las instalaciones porcentajes de eficiencia energética superiores al 80% y que llegan a ser del 95% en algunos casos específicos.

Existen soluciones técnicas viables aplicables a las características de cada tipo de biomasa empleada para su utilización energética. En nuestro país, el Instituto Nacional de Eficiencia Energética y Energías Renovables (INER) se encuentra realizando estudios para mejorar la participación de la biomasa como fuente de generación de potencia.

Con este fin puso en funcionamiento un laboratorio que analiza la capacidad energética de este recurso, especialmente de la basura, para su posterior aprovechamiento. Además se está trabajando en un prototipo tecnológico para producir pellets (combustible sólido de alto potencial calórico, utilizado en la industria o en el hogar) empleando como materia prima el restante que queda del piñón (fruto que no tiene fines alimenticios y es usado como cercas vivas, principalmente en la provincia de Manabí) luego de que ha sido sometido a un proceso de obtención de aceite vegetal.

Dadas las ventajas del aprovechamiento de la biomasa, se considera una estrategia para gestionar los residuos en la agroindustria. Por lo que la investigación para desarrollar opciones eficientes para su uso, es indispensable pensando en la transición hacia otro modelo energético. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: