Suramérica convulsionada

- 03 de febrero de 2019 - 00:00

A raíz de los cambios políticos suscitados en el panorama político, Suramérica vuelve a ser centro de interés en el mundo. El caso venezolano, que copa la atención y divide las tendencias a nivel global, nos lleva de regreso a lógicas vistas en los años de la Guerra Fría. Por otra parte la división política bien definida en nuestra región, define afinidades sobre la base del principio de legitimidad democrática.

Este principio legitima por una parte el acceso al poder de gobiernos como el del presidente Bolsonaro de Brasil, que sostiene ideas radicales para establecer un cambio total en las formas de pensar a su país como actor nacional, regional e internacional. Así, Brasil ya no tiene la exposición de una potencia emergente a nivel global, que fuera desarrollada a partir de las políticas del presidente Fernando Henrique Cardoso. Tampoco tiene el peso de un importante actor que busca definiciones en el escenario suramericano.

Por otra parte, el mismo principio deslegitima la renovación de mandato del cuestionado presidente Maduro de Venezuela, que ganó su reelección en un país donde el Estado de Derecho y la institucionalidad democrática no existen desde hace mucho tiempo. Venezuela ya no es el Estado petrolero rico y dispendioso que durante el gobierno de Chávez buscó convertirse en una potencia regional, influyente también en América Central y el Caribe, a través de sus clientelares políticas de cooperación energética.

Los dos gobiernos corresponden a lógicas populistas, que buscan fundamento o legitimidad, en la capacidad de decisión (o en la indecisión…) de sus ciudadanos. En la escala global, las poco democráticas actitudes del gobierno venezolano “chavista”, nos han llevado como región suramericana a tomar partido a favor o en su contra. De la misma forma, estas actitudes han integrado a nuevos actores internacionales que ven una oportunidad de intervenir en el problema para obtener réditos políticos o económicos.

Decíamos que, de cierta forma, volvemos a las lógicas de confrontación entre los bloques occidental y soviético que buscan territorios off shore para medir sus fuerzas. Nosotros, suramericanos, queremos que nuestra región esté libre de estas acciones de guerra y destrucción. Queremos que Suramérica sea el lugar de paz, de democracia verdadera y Estado de Derecho, de respeto a los Derechos Humanos, libre de armas nucleares y de destrucción masiva, como ha sido hasta ahora. (O)

Michel Leví Coral
Profesor de la Universidad Andina Simón Bolívar

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: