Problema que atañe a todos

- 02 de julio de 2018 - 00:00

El uso indebido del celular en la conducción, lamentablemente hoy por hoy se está constituyendo en una de las principales causas de siniestros de tránsito.

Se calcula que aproximadamente, según estadísticas de la Agencia Nacional de Tránsito, más del 20% de los accidentes que se producen en Ecuador se deben al uso indebido de estos aparatos cuando se conduce.

De acuerdo con los criterios y a las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud, el hecho de usarlos puede cuadruplicar las causas y consecuencias de un siniestro de tránsito.

Cuando una persona conduce un vehículo y se distrae se producen  varias alteraciones de lo que normalmente se conoce en el sistema de conducción, entre ellos: El desvío visual, por ver el mensaje o identificar la llamada pierde la vista hacia la calle o carretera;_la cognitiva, se pierde la condición de manejo y de identificar lo que hay o se cruza en la carretera, calzada o calle y la auditiva, porque al timbrar el teléfono celular le impide al conductor escuchar sonidos de tránsito, entre ellos, el pito de los otros vehículos,_el paso de una ambulancia, la llamada de atención del agente de tránsito u otro dispositivo que emplea un automotor que circule por la calle o carretera.

Estos y otros elementos y factores  contribuyen con la distracción y consecuentemente llevan, sin lugar a dudas, a que quien maneja sufra un accidente.

Pienso que el problema no está en el sistema normativo o de legislación de tránsito, sino en el sistema punitivo.

En la ley sí se estipulan las sanciones para estos casos y son muy severas, no solamente por las sanciones económicas, sino de privación de la libertad.

Tenemos una Ley de Tránsito que es buena, pero no se cumple ni en la mitad de los casos.

Creo que el tema fundamental consiste en la educación, en crear un sentido de responsabilidad y de cultura en los choferes y peatones, nos atañe a todos.

En la actualidad, en cuanto a los peatones, también se ha visto con frecuencia que usan el celular cuando transitan por la calle, sin tomar en cuenta el paso de carros o señales de tránsito. En esas circunstancias se tornan  vulnerables a sufrir, por ejemplo, un atropello.

Por donde se lo vea es un tema de responsabilidad.

Por otro lado es un asunto de educación. De allí que en las escuelas de conducción hemos implementado sistemas de innovación tecnológica para que los alumnos puedan identificar y,  sobre todo, experimentar las consecuencias de usar el celular mientras se conduce.

A través de simuladores de manejo hacemos que los alumnos usen el celular y vean  cómo definitivamente pierden la concentración y el control del volante.

Se les hace notar que sus condiciones físicas, de visión y  audición son mermadas, lo cual es peligroso porque es causa de accidentes fatales. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: