Punto de vista

Pensiones militares (*)

- 22 de julio de 2016 - 00:00

En diciembre de 2015 los militares retirados llegaban a 30.267. Adicionalmente, el Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (Issfa) atendía 7.856 pensionistas de montepío. Los militares activos eran 41.040.

Por una irresponsable ley de 1992, de esas que se hacían en el exCongreso Nacional y las ratificaban y promulgaban los presidentes de turno, “Cada vez que se aumenten los sueldos del personal militar en servicio activo, el Issfa procederá de oficio a la revalorización automática de las pensiones en curso de pago…”. Este audaz artículo pasó desapercibido antes del actual Gobierno, por cuanto los salarios militares no se incrementaron en esos años, ni siquiera con el equivalente a la inflación anual.

A partir de 2007 y hasta 2015 los incrementos de los sueldos militares son muy significativos.

El Presidente de la República (Rafael Correa) los ha llamado varias veces “sueldos dignos para los soldados de la patria”. Ejemplos: un general de división pasó de 1.610 a $ 5.242 mensuales, un coronel incrementó de 872 a $ 3.928, un subteniente subió de 178 a $ 1.462, un sargento segundo de 279 a $ 1.254, un cabo segundo de 166 a $1.020, entre otros. Por efectos de la ley comentada, estos justos incrementos salariales generaron irresponsables incrementos en todas las pensiones de retiro, hasta de las de montepío, sin ningún respaldo previsional.

Un general retirado en 2000, con $ 807 incrementó su pensión a 3.836 en 2015 (4,75 veces más). Un coronel retirado en 2001, con $ 661, recibía en 2015 una pensión de $2.537 (3,83 veces más).

¡Los incrementos no fueron proporcionales sino muchísimo mayores! Se dieron varios incrementos y, siempre, el nuevo sueldo se calculó sobre la base del ya incrementado.

Entre el año 2000 y 2015 el Issfa pagó $ 3.909 millones en pensiones militares, de ese monto, menos de la quinta parte corresponde a los aportes de los militares activos. El restante 80,8% lo pagó el Gobierno Nacional.

Un militar activo con más de 20 años de servicio recibe hoy un salario neto entre el 67% y 72% si se descuentan sus aportes personales al Issfa y el impuesto a la renta. Las  pensiones de retiro hoy equivalen al 88% del último sueldo del militar activo. Por este arbitrario porcentaje, un militar en servicio pasivo puede ganar más que cuando fue activo y así pulverizar el concepto de “tasa de remplazo”, que se utiliza en Seguridad Social.

Es urgente reformar la Ley del 92 y corregir estas enormes distorsiones, inequitativas en relación al uso de fondos públicos, y contradictorias con la situación de millones de ecuatorianos que no tienen aún ninguna forma de Seguridad Social.

Hay que subir el nivel de este debate nacional y desenmascarar todas las formas de clientelismo y oportunismo. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: