Fortalecer la democracia con el e-Gobierno

- 19 de julio de 2016 - 00:00

Con el avance de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) han ocurrido cambios en la sociedad. Uno de ellos es la digitalización de las informaciones y de los servicios en el sector público, lo que ha posibilitado un contacto más cercano entre los ciudadanos y el gobierno. Al mismo tiempo, la función del Estado ha evolucionado hacia una gestión centrada en el mejoramiento de la calidad de los servicios a menores costos y de forma rápida. Así, los programas de gobierno electrónico o e-Gobierno tienen el objetivo de aportar eficiencia y eficacia a la gestión pública, convirtiéndose en un espacio de interacción entre el ciudadano y el gobierno.

Pensar en la efectividad del gobierno electrónico significa analizar los cambios ocurridos desde la creación de nuevas plataformas, devenidas de las TIC, lo que propició un escenario de mayor interacción para la ciudadanía.

Esto permitió el acceso a la información sobre la gestión de los intereses públicos, participación en los procesos administrativos y políticos y, por último, una nueva posibilidad para el ejercicio de la ciudadanía digital.

En la actualidad, el reto para los gobiernos, específicamente para el ecuatoriano con respecto a los procesos de e-Gobierno, es la ampliación de la participación de la ciudadanía en la construcción de políticas públicas a través de las TIC en las lógicas de comunicación para el Buen Vivir.

En este contexto se entiende que un programa de e-Gobierno no se limita a la creación de portales en internet, sino que debe ser una acción más amplia, ya que, además de los aspectos tecnológicos, tendría que considerar la aproximación del ciudadano hacia el gobierno. Este enfoque tendría como apoyo la utilización de las TIC con el objetivo de mejorar los servicios, ampliar la participación y ofrecer transparencia y acceso a la información.

Es importante señalar que un programa de gobierno electrónico debe contar con una visión amplia del uso de las TIC, por lo tanto, los portales de gobierno se transformarían en espacios donde el “usuario-cliente” pasaría a ser “usuario-ciudadano”, lo que facilitaría una mayor participación en el proceso político y en el control social sobre las acciones del gobierno.

Las estrategias para elaborar un programa de e-Gobierno son diversas, pero se requieren algunas condiciones para su desarrollo. En primer lugar es necesaria una mirada que integre la tecnología con acciones complementarias en el ámbito de la gestión pública, políticas de comunicación claras y educación para la participación. En segundo lugar la apertura de espacios de diálogo que favorezcan el ejercicio de la ciudadanía; lo que se espera es llegar a procesos más sofisticados de interacción para que el ciudadano colabore con el gobierno por medio de relaciones directas, actuando en los procesos decisorios. En tercer lugar está el compromiso de evaluación permanente de las estrategias adoptadas para lograr los niveles máximos en el e-Gobierno.

Bajo esta óptica el Centro Internacional de Estudios Superiores de Comunicación para América Latina desarrolla proyectos integrales para estrategias de e-Gobierno que contribuyen en la construcción de políticas públicas vinculadas al uso, consumo y desarrollo de las TIC. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: